CARAMBA LA VIDA, LA VIDA QUE YO HE PASADO

tsf


No me meto a mi casa, no me asusta la calle, conozco el Centro desde hace algún tiempo, reconozco su ritmo, es como estar en casa. El fin de semana pasado estuve bailando con Rubén Blades y Vives hacía vibrar el piso del Zócalo. Hoy nos negaron la entrada a nuestra casa, hoy decidieron que los maestros no tienen derecho de caminar en estas calles que tantas veces se han vestido de protesta, hoy alguien decidió que el libre tránsito es innecesario y que cualquiera que luche es un delincuente.

Hoy tocan Los Tres de Chile en el Teatro de la Ciudad. Yo atravieso la ciudad subterránea con un hueco en el estómago, últimamente llego tarde a todos lados, es como si me robaran algunos minutos de cada hora de mi vida. Camino rápido, estoy frente al Teatro, vine sola. Pienso en mi hermana, si ya estará en casa, si finalmente los dejaron pasar, si de nuevo hubo golpes, si está bien. Es increíble lo mucho que dependo del celular, está apagado, me angustia sentir que no hay manera de comunicarme, que estoy ausente, como si eso cambiara algo. Hago un esfuerzo por estar ahí, dónde estoy, la mente es cabrona.

Apagan las luces, el concierto lo abre Juan Cirerol, el teatro no está lleno, pienso que tal vez aun no abren todas las calles. Está en medio del escenario, mi propia incomodidad me hace sentir que todo está tenso, Cirerol está tenso, el Teatro está tenso, la calle, los que están llegando tarde, esa chica que no encuentra su lugar y se para impaciente en la entrada mirando su celular. Pienso que este hueco en el estómago es lo que después se convierte en miedo, lo que te paraliza, pienso que la idea de que lo peor te puede pasar después no te permite actuar, te deja encerrado abrazando lo que aún tienes para que nadie te lo robe. Pero esto no, este momento no, hay que estar vivos. Cirerol tiene esa cosa desfachatada que se contagia, saca la voz bronca, a veces grita, se desgañita, dice lo que quiere y eso engatusa, dan ganas de cantar fuerte. Los que estamos ahí le conocemos, hay algo nostálgico en la conexión, supongo, como del que añora la tierra que nunca fue suya. La florecilla, La chola, I love you, Eres tan cruel. Cirerol deja el escenario listo para festejar los veinte años de un disco que miró en la música tradicional un recurso al cual es necesario volver…

Y volver, Los Tres aparecen en el escenario, no son los mismos que hace veinte años, no son ni siquiera los mismos integrantes, los años pasan. Comienzan a tocar, los más nostálgicos esperan las canciones en estricto orden, yo me sorprendo reconociendo las canciones desde los primeros acordes. Hay un hombre en el balcón del primer piso que ya se quitó la corbata, sus brazos se mueven desquiciados en el aire, se apoya en el barandal. Los Tres suenan potentes, orgánicos, ya estamos viajando. El sonido nos atraviesa, nos lleva a aquel recuerdo, La espada y la pared, el violento tiempo no ha borrado de la memoria el sonido, nos deslumbra, nos fulmina.

Veinte años y la vida nos ha dado Gato por liebre más veces de las que podemos recordar, pero no Los tres en este momento, no ahora en este teatro, estamos escuchando a cuatro o seis o diez tipos arriba del escenario que nos hablan con la verdad más clara, yo siento que la merezco, después de que me han hablado de libertad en una ciudad con el zócalo sitiado, después de que todos se han vuelto contra nosotros con una sonrisa burlona en el rostro. Pienso en el desamparo de un pueblo, Vacío, rodeado, llorando por un siglo.

La música sigue sonando, hay algo, una atmósfera que los rodea, años de estar juntos, de dejarse caer de espaldas en la red de la complicidad, de la confianza en que el otro sabrá qué hacer cuando suene esa nota o la otra. Porque seguro ese que está a tu lado tocando el contrabajo con los ojos cerrados ha sentido también el calor del hambre y también ha tenido el corazón roto, por una, o por unos, o por todo, también se ha arrepentido de lo que ha dado.

A veces nos gusta pensar que no pasa el tiempo (no sé cuánto llevo ahí adentro, tampoco pienso si estará lloviendo o si ya habrá oscurecido al salir), pero la verdad es que sí pasa, y no está mal, así después de veinte años tenemos a Los Tres cantándole a la soledad con Juan Cirerol, a Los Tres envolviéndonos con las cuecas chilenas, Los Tres diciéndonos la verdad, no es tan fácil ser feliz, pero se puede, lo sabemos nosotros que dedicamos Quién es la que viene allí, y que nos levantamos descaradamente de nuestros asientos para bailar La torre de babel, lo sabemos nosotros a quienes nos niegan el tránsito y no paramos de movernos, lo sé yo mientras confieso que no es mi primera vez, que he deseado mal a alguien y que lo volveré a hacer.

Y sí, el tiempo pasa y se nota, y que gusto estar aquí.

Ahh, y salió Meme en dos canciones…

Por Aura Mendoza

 

RADIO ACCIDENTAL | ENCERRÓN

IMG_1277


El instrumento se llama melódica, la banda que no supimos cómo se llamaba se llama Unidub EstazionLa pandilla a la que entrevistamos es Sangre Maíz. Ya sabes los datos, entonces dale play y escucha a estos insensatos de la noche desde alguna acera de Insurgentes.

  1. Black Woman Strong Woman | Junior Kelly
  2. Fisherman | The Congos
  3. Stay | Zenzile
  4. Roots Rocking | Aswad
  5. Le Prix Du Paradis | Tiken Jah Fakoly
  6. Disposition | Tool
  7. Cheap Thrills | Frank Zappa
  8. Lokomotora (radio version) | Unidub Estazion

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

CINE EN GUANAJUATO 2016

Poster Giff 2016 OK


Julio espera esa semana en donde todo es cine, las calles escuchan los ecos de viejas historias, los callejones se llenan de los cuentos más perversos, los túneles ansían algo de luz cinematográfica. del 22 al 31 de julio, en Guanajuato, más cine por favor, el festival que convoca al mareo peliculero, a la sobredosis de relatos posibles y imposibles. Dale click aquí si quiere saber más… Sale pues, piérdete en los rasgos de una mujer que no es otra cosa, sino la ciudad.

ComunidadAudiovisual