LA PENUMBRA DE MIS LATIDOS SIN ADJETIVOS.

De: Moisés Rodríguez Pineda/ Vaca.

…acabo de abrir mis ojos y  parece que los tengo cerrados, pues sólo veo negrura -si es que a eso se le puede llamar ver-, me siento desconcertado pues no sé cómo llegué aquí y en mis recuerdos no hallo nada que me ayude a descifrar en dónde me encuentro, así que me levanto e intento palpar algo a mi alrededor –tal vez esto ayude- sin embargo no es así, por el momento, pues sólo doy unos cuantos pasos al frente y mis pies descalzos patean un objeto sin intención y cuando me inclino para cogerlo no logro tentarlo, pues lo he alejado – que torpe soy-, sin embargo, escucho cómo algo se aleja y el sonido que produce es parecido al de una pelota botando, por lo que deduzco que es una. ¿Qué haría una pelota aquí?, no lo sé y por qué habría de saberlo si no me acuerdo ni de mi nombre.

El lugar se siente húmedo, pero no siento frío, de la misma manera no me llega olor alguno, parece como si tuviera mis cavidades nasales cerradas, pues únicamente puedo respirar la interioridad de mi cuerpo; mis oídos escuchan nada, sin que necesariamente me refiera a ésa: que tranquiliza antes de dormir. Es una nada inquietante, una nada que parece querer ser corrompida por voces y sonidos.

No sé cuánto he caminado, pero me parece que no ha sido mucho, y empiezo a perder el interés por hacerlo pues no tengo un rumbo a seguir y podría dar vueltas por el mismo lugar sin saberlo, pero en fin, mi prioridad en estos momentos es llegar a algún lugar o encontrar a alguien, o algo que me haga saber con certeza cómo he llegado a este lugar y cómo puedo salir del mismo.

No he perdido la calma ¿por qué?, no lo sé, pero he perdido esperanzas puesto que mis pies se han enfriado y probablemente no aguanten mucho tiempo, -intentaré concentrarme una vez más para lograr recordar algo-, cierro los ojos ,como si esto tuviera algún propósito pues resulta lo mismo mantenerlos abiertos o cerrados, e indago en mí y comienza a surgir la imagen de una pelota y al mismo tiempo pienso que sólo surge por el hecho de haber pateado lo que parecía ser una, sin embargo ahora comienza a emanar algo que parece ser un lago, pero yo nunca me he metido a uno por que no se nadar y antes de que pueda llegar a una conclusión, siento que algo lastima levemente mis párpados, abro los ojos y veo una ínfima luz, comienzo a correr hacia ella y veo la agitación de mis manos de reojo y me detengo pues son las manos de un niño y se me ocurre algo que no se me había ocurrido, tocar mi cuerpo, lo acaricio y es el de un niño, ¡soy un niño!

Ahora las cosas comienzan a tener sentido para mí, pues la pelota aparece nuevamente en mi mente, pero flotando en la orilla de un lago, ya no son dos elementos independientes y sin sentido, pues veo la escena completa, -estaba jugando con mi pelota en un bosque, cuando incidentalmente la pateé y sin que pudiera detenerla se fue botando. La perdí de vista puesto que cayó por una pendiente y cuando me fui a asomar pude ver que estaba flotando en un lago cercano, agarré una vara y corrí hacia ella antes de que la corriente se la llevara, cuando llegué a la orilla me puse de rodillas e intenté jalar la pelota hacía mí, lo cual no pude hacer, entonces decidí inclinarme aún más, el lodo sobre el que estaba apoyada mi otra mano comenzó a deslizarse, perdí el equilibrio y caí-

No recuerdo nada más, sólo que después de eso abrí mis ojos y desperté en éste lugar.

23 thoughts on “LA PENUMBRA DE MIS LATIDOS SIN ADJETIVOS.”

  1. La creatividad no tiene principio, tampoco fin…y para entender el arte hay que quitar la logica y muchas veces los adjetivos!…
    …mucha suerte moises y a todos los que participan en este proyecto!

  2. Como siempre, creo que te lo que traes en la cabeza no se refleja en como eres… està de wuevos…. vientos a todos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.