PURAS DE MARCIAL ALEJANDRO.

Fotos: Aura 

Por Gallo.

Estuve en donde no estuviste. El aroma que no conozco me obliga a llamarte como a un espíritu. No necesito ni una palabra para recordarte: arriba, en mi cabeza, basta paciencia y tu figura se aparece para desaparecer, volver, regresar con la música en donde te dejaste.

Atravesar esa calle de antro, cadenero, luces, música del punchis, música de otra, música de la calle que sí, seguramente, escuchabas mientras llegabas a lo que ahora me entero era como una guarida, el punto: Radio Educación. De tu voz me queda una garraspera con aguardiente, digo de tu voz y me refiero a la cantidad de veces en donde tu voz está reproducida, en donde cuando quiera, he de consultar y escuchar tus breves pausas en las palabras, ese canto de grito a pelo. Caminar por el empedrado marea estúpidamente a las metáforas. Mi acompañante y yo nos hacemos un antebrazo, esperamos el cambio de luz en el semáforo. Verde. Ella me platica algunas delicias de su día. Atino en escuchar mientras nuestra noche esconde la mirada para hacer de nuestro camino un deporte de bajo impacto. Llegamos saludando a los presentes.

De pronto, sin que lo pienses mucho, estás en un lugar. El Breve Espacio hace dignísimo honor a su nombre mientras la guitarra suena y las manos de un hombre acompañan una voz que canta, creo, alguna de Serrat. Nos asignan mesa. Trato de encontrarte con nitidez en todos los fragmentos tuyos en mi mente, sólo para entrar en confianza. Las fotografías de ti en el lugar son fantasmillas de un rompecabezas. Acaba la música en vivo, dos cervezas están en nuestra mesa. El lugar te quiere, cada vez está más lleno; los presentes, al menos, han escuchado tu nombre. Rafael Mendoza nos cuenta anécdotas y el por qué de este día. Comienzan tus canciones. Edgar Oceransky así como va, chingue su madre, dice a su voz que hoy es ella y tus letras, ay cómo me duele el anca ay cómo me aprieta el sincho qué vas que brinco esa tranca a ver si del golpe me hincho habiendo tanta potranca sólo por la mía relincho. Las copas y vasos y micheladas y refrescos y todo se levanta para brindar por tu nombre, por lo que sea que fueras en ese momento, por tu música.

Me acuerdo ahora de ese momento en que nos juntamos para recordarte, para invocarte gritando una pena en la sílaba sigilosamente acomodada por ti. Le cantabas a temas que incomodan por sinceros, tus ideas se dejaban claras, la música detrás de ellas provocaba al sentimiento, entonces ya pensaba en el México que viviste, con tus amigos, con la gente en quien fuiste y también te escucho, y mira que ahora están contando una anécdota, tus comentarios se apreciaban, se sabía de tus debilidades, caramba, sabías las de los tuyos. Bebí la cerveza que seguro medio despreciarías o tomarías de a mipeoresnada de no haber ese sabroso veneno escurrido del grano.

Canta Lascano Malo, Rodrigo Rojas, Rafael Mendoza, Charlene Arian, Miguel Insunza, Leonol Soto… brindan con tus canciones. Al frente, un par de niños ven pasar una noche de sus vidas como una cena con postre, bebida, emoción del padre incluida, en donde se cantaban canciones en honor a alguien que ya no está en cuerpo. En otra mesa, a dos metros de nosotros, un hombre le da ese sorbo ajeno a la soledad. En otra se corean las rolas, se llora, de verdad, porque medio duelen las tuyas y las que la banda se rifa, esa pandilla que compartió algún instante contigo, por eso están aquí.

La noche solloza, los ojos infantiles de estar cerrados ahora arden al abrirse: cuarto para la una. Me perdí en el tiempo y no supe cómo llegué a este párrafo. No conocerte es extraño, porque extrañamente estoy escribiendo estas letras por ti, por ese instante en donde fuimos charlas, experiencias, largos minutos sostenidos en una nota inexacta.

Un gusto, Marcial Alejandro, queda por conocernos.

One thought on “PURAS DE MARCIAL ALEJANDRO.”

  1. Gracias por la nota, muy emotiva y decidora. Gracias por estar cerca de la canción y de quienes la hacen. Un abrazo para tod@s.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.