2ª SEMANA DE CINE MEXICANO INDEPENDIENTE: FOGO

fogo.

Pongo a trabajar el pulmón para no caer en los más obscuros pensamientos y silbo una tonada: los recuerdos llueven en mis ojos. Fogo. Yulene Olaizola. 2012.

Los paisajes llenan toda la pantalla, planos amplios de un espacio que congela nada más de verlo; seguiremos por algunos días a varios sujetos que se aferran a un pueblo del cual la gente parte en tren para no volver. En mi cabeza comienza a resonar la Santa Maria de Juan Carlos Onetti. Fogo es un lugar quieto de tan gélido. Parece que todo acaba ahí, en Fogo, y vuelve a comenzar, los caminos siempre van hacia delante, parecen no tener un fin y de tenerlo el esfuerzo cansa sólo de imaginarlo.

Yulene Olaizola (Paraísos Artificials, 2013), retoma la experiencia ganada en el uso del documental y la ficción para crear ambientes que no dejan ir a la mirada, la atrapan mientras la respiración le dice a los pulmones que el aire anda frío. Los personajes son personas del cotidiano canadiense que se relacionan en un tiempo reservado para el apocalipsis. Planos amplios presentan a los personajes, Norman da la cara a la pantalla y detrás de él una casa inclinada, a punto de caer parecer ser detenida por la resistencia que vive en los personajes de Fogo, el encuadre me dice algo de Norman, de su estado de ánimo, del tiempo a su alrededor.

.

fogo-01

.

Podemos ver paisajes enormes, pero también otros pequeños, los que atrapa la cámara, el interior de un hogar iluminado por la luz del exterior que una ventana cuadrada deja pasar. Dos personas beben una cerveza casera como si fuera la última, porque puede lo sea. Los diálogos fluyen como si tratara de un cadáver exquisito que muere de frío y tirita algunas palabras entre sus labios amoratados.

“La película surgió durante una residencia artística que hice en la isla de Fogo, que está al noroeste de Canadá.” Nos comentan Yulene Olaizola en el programa de mano. La película me brinda ese punto de vista de extranjero, del que llega y se maravilla con los espacios, las formas, los olores y sonidos de un lugar en donde la tensión de un momento personal se pone a caminar sobre una capa fina de hielo. La fotografía deja plasmada una arquitectura que con el paso del tiempo se conforma también por la naturaleza, y viceversa, la misma cámara integra al hombre y su relación con el exterior casi desde su más íntimo y primario encuentro: el fuego. Los personajes aguantan, resisten en sus diálogos, en sus silencios humanos.

.

282613746_640

.

Fogo habla. La directora de la película también se encarga del sonido directo, que sin duda es el aire que respira la película, le mantiene viva mientras Norman pela una papas y puedo escuchar al cuchillo desnudar al tubérculo. El correr del viento se registra nítido, claro, como si fuera la última gran ráfaga de un mundo asfixiándose. Parece el sueño del que no quieres despertarte por la tranquilidad que percibes. El tiempo se pone a dormir con un timelap que espera tranquilamente el andar de una nevada. Cada plano tiene su nostalgia, tiene su olvido que está siendo recuperado en mi mirada de espectador. Observo el aislamiento, la resistencia, el espacio vivido en donde los años y la memoria se han hecho, se ha construido el ser humano, ese mismo que se queda en su lugar a costa de la carencia. Pero vuelve el silencio, canta con dolor, silba una tonada para olvidar que olvidamos.

.

fogo2

.

Una película que se aleja de nuestro momento mexicano para encontrarse con ciertas soledades que quizá compartimos. Las imágenes encontraron a mis ojos que no tuvieron otra opción, cedieron, el cerebro se llenó de memorias. A lo lejos un paisaje dibuja algo asombroso.

Tres tragos por la inauguración. Los charcos de la noche cada vez menos tristes me dejaron ver una luna tímida, miedosa, llena de melancolía provocada por el efecto Fogo. Me marché.

Todo lo de la Segunda Semana de Cine Mexicano, aquí.

Por hoy los pretextos.

Por Pólvora! M.

FOGO | Dir.: Yulene Olaizola |País: México-Canadá | Año: 2012 |Guión: Yulene Olaizola, Rubén Imaz y Diego García, con la colaboración de Norman Foley, Ron Broders y Little Joe | Fotografía: Diego García |Música: Pauline Oliveros | Edición: Rubén Imaz | Con: Testimonios de Norman Foley, Ron Broders y Joseph Dywer | Productor: Yulene Olaizola y Rubén Imaz | Duración: 61 mins

.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.