01/16/2021

THE SPACE FARM

ComunidadAudiovisual

Festival de Artes Electrónicas y Video Transitio_MX 06 | CAMBIOS COMPARTIDOS

transitio_2015_2_2

Exponerse al constante cuestionamiento, entrar a una sala después de mover con mi mano la tela negra, transitio entre las máquinas, me acerco curioso, algo de precaución, las obras expuestas pueden tocarse, jugarse, uno de los fundamentos de este Festival de arte electrónico y video: el juego, el encuentro del ser humano ante un tiempo concedido a la recreación; transcurrir en los segundos a partir de una capacidad lógica del ser humano. En las paredes se exponen los principios de las diversas categorías de Transitio 2015, en una nos proponen el constante juego de nuestra mente, el ir y venir, los acuerdos y desacuerdos sucedidos entre neuronas y conexiones mentales. Arriesgarse al juego habilitado, no olvidemos, por la máquina, por algo externo al ser humano, es preocupación nodal de la sexta versión del festival.

En el centro nacional de las artes se puede experimentar con los circuitos electrónicos enmarcados en la idea de cambios compartidos; jugar con una computadora no es ya aquella actividad en solitario que podemos hacer en casa mientras defecamos, estar frente a una computadora en esta versión de Transitio lleva la reflexión al mismo hecho de jugar con la virtualidad, pero también cuestiona al juego mismo, la interfaz, nos deja ver sus interiores, la programación básica para mover un punto de un lugar a otro en la pantalla. También los videojuegos alcanzan otros límites, ¿pues quién le ha puesto límites? Quién ha dicho que sólo son para acumular puntos y ejercitar el pulgar. Transitio nos invita un poco de futuro y las desviaciones hacia donde podemos ir yendo, o quizá ya las estemos caminando. El arte aquí quiere cuestionar, hacer del interés de los visitantes otra experiencia frente a un videojuego; eres partícipe en la distorsión de algún video, o estás sometido a lanzar bombas en una trama que tiene como objetivo destruir… ¿y qué si no aprieto el botón… qué tal que sí y miro qué pasa? Explota la tecnología lúdica en este Festival, se desborda y hace cómplices, de manera muy extraña, a la máquina y al ser humano de cuestionamientos acerca del presente muy similar al futuro imaginado. La posibilidad de creación de videojuegos no sólo está al alcance de las grandes empresas, como en otras disciplinas, el auge de las herramientas tecnológicas, software, la especialización en estos temas con talleres, cursos, carreras, diplomados, motivan de manera interesante a la experimentación, y de pronto más que interesante, necesaria como cuestionamiento del ser humano, de su historia, integrando en la discusión la tecnología binaria, robótica, cyborg y demás.

Hay cautela en Transitio, hay obras ocupadas en los excesos de este diálogo, ¿cuándo es exceso? Se invita a curiosear en el presente urgido de un cable capaz de conectarle a su virtualidad (y lo escribo en un blog…). En las pantallas también hay videos, se exploran los lenguajes visuales, la tridimensionalidad, una representación virtual de la función cerebral de un ratón mientras sueña; los cambios en la sociedad china ocasionados por la producción de tecnología transnacional, una China que se mira cercana o se recuerda al ir al centro comercial y mirar esos mismos controles de videojuegos construidos por algún joven oriental.

“El objetivo de cada edición ha sido dialogar en torno a las problemáticas por las que atraviesan las prácticas artístico-tecnológicas y cada una, desde un tema distinto, ha brindado la posibilidad de concebir la tecnología como el territorio en el que las distintas disciplinas se integran en una fuerza creativa para producir objetos de arte y reflexionar sobre ellos. Para lograrlo cada festival ha contado con cuatro partes integrales: un concurso, una muestra, un simposio y talleres que junto a diversos actos en vivo convocan a distintos públicos y diferentes miradas.”

Tieso frente al frío leo esto en la página electrónica de Transitio. No dejes a tus huesos entumir, podemos destensar el músculo en las salas y galerías del lugar… sólo anda con calma y conserva el silencio en la Biblioteca. Colócate frente a los ordenadores de datos, manipula las interfaces, retuerce sonidos, ruidos cruzarán por tu mente al salir de los bloques de concreto detrás de los cuales la tecnología le hace preguntas al cotidiano. El Festival termina el domingo, éste domingo, cuatro.

Pólvora! M.