11/28/2020

THE SPACE FARM

ComunidadAudiovisual

FICUNAM 2016 | CASI PARAISO

Casi-paraíso1


Las coordenadas de una vida por comenzar. Casi Paraíso, 2016, Dir. Pablo Narezo, México.

Los programadores del Festival ubican la película en las vertientes del cine casero, le enmarcan quizá para visionar con más precisión esta historia. Los recuerdos del director comienzan con una anécdota para reír varios instantes, además nuestra vida hiperconectada tiene sus referencias en la presentación de la película. Pablo Narezo confiesa los motivos de su pieza: el nacimiento de su hija. Los hilos de una familia se enlazan a partir de la posibilidad de dejarnos recuerdo, reconvertir nuestros instantes en película, en filme. En Casi Paraíso se yuxtapone la imagen digital con películas de 8mm. En el largometraje de apenas cincuenta y seis minutos se bordean diversos temas que son cercanos a la familia del director, pero además conecta la biografía personal con momentos relevantes en el contexto mundial que son citados mediante las filmaciones hechas durante las vacaciones de la familia de P. Narezo, en lo encuadrado, en los lugares visitados, los tiempos en una República de Cuba de los sesentas, o la majestuosidad de un puerto acapulqueño en los tiempos de regodeo festivo.

La posibilidad de armar un relato desde la memoria física de una familia nos conduce por diversas sensaciones, la cámara, cuando es digital, se atreve a experimentar, a dejar en claro el paso del tiempo en este diario audiovisual, los dispositivos para registrar audio y video de este nuevo milenio posibilitan diversos puntos de vista desde donde se nos quieren contar los fragmentos de un ciclo vital apenas dando sus primeros alaridos.

La Historia de la humanidad se encuentra con varias relatos individuales, por momentos lo contado podría tener diversas desembocaduras, lo que posibilita la idea de estar no sólo frente a un relato sino a varios que no se rigen a una temporalidad, el tiempo propuesto por Pablo Narezo deambula entre lo que fue y lo que podrá ser mediante el presente de la película, esta concatenación de recuerdos. Anécdotas, charlas frente a la cámara en donde el realizador decide quedar fuera de cuadro y ser la voz en off, de pronto accidentada, en otros fragmentos más consciente. Se reconstruyen las vivencias de una familia de nuevo milenio, nuevos tiempos en donde registrar, guardar nuestras vivencias es más común, más fácil, ante esta posibilidad de grabar un evento con diversa cantidad de pixeles, Narezo propone el rescate, recurrir a materiales destinados al olvido, al archivo, al trabajo de reutilización, material fílmico relegado debido a las pocas posibilidades de verse por falta de equipo de proyección. En un fragmento de la película el director muestra a su abuela un instante de su boda, la mujer se confiesa sorprendida al ver ese material en ese momento, cuando han pasado varias décadas.

Antes de comenzar la proyección en la sala Julio Bracho, Roger Koza, programador del Ficunam y crítico de cine, nos adelanta una sensación de extrañamiento que propicia la lejanía, el director de la película es mexicano pero vive en Alemania, y sí, hay lejanía en los comentarios del director, en sus intenciones de querer sumarse a los cuestionamientos, incomodidades provocadas por la violencia atroz y cotidiana de nuestro país, las esquirlas de nuestro presente explosivo golpean el relato contado. Los saltos en el tiempo fílmico permiten engarzar varios años y crear nuevos significados que acaso dotan de diversos sentidos a la película, a este rompecabezas atado a una filiación sanguínea.

Vivimos de varios de tiempos, pienso al mirar la película del director mexicano, una manera de hacer cine desde lo personal, se trata quizá de desbordar la individualidad hasta convertirla en otro relato, en una historia absolutamente ajena a los trozos de material fílmico y de video, Casi Paraíso de pronto se antoja confusa, pero la trama se va decantando hasta dejar claras varias posiciones, varias intenciones, hacer memoria de la vida a partir de lo destinado a la desaparición y qué es lo anterior sino la imagen misma. Nos adentramos en las intimidades de diversas personas que se convierten en otros seres, en personajes de un relato con una fuerte carga de realidad. La película inicia en el interior de un avión en movimiento, casi por despegar, y termina con la cámara grabando desde un tren que avanza sin importarle el pasado, el casi paraíso puede situarse ahí, en el constante ir y venir, en el desarraigo, el no permanecer quieto, observar los sucesos desde el constante viaje vuelve oblicua la perspectiva que se tiene de México, la película es quizá una memoria adelantada del autoexilio, huellas de un camino recorrido en donde el destino es el movimiento, el andar, cámara en mano, viajando con los recuerdos a cuestas.

Rescate, memoria, retazos de varias vidas guardadas en materiales que el ser humano ha inventado para no olvidarse, para verse imagen, tan parecido a otros años, a un presente que desde el momento que se presiona el botón de grabar deja de serlo.

Por hoy los pretextos.


CASI PARAISO
Dirección, Guión, Fotografía, Edición, Sonido
Pablo Narezo
Producción, Distribución
Pablo Narezo
Reparto
Sara Tello, Tere Tello, Yolanda Guzmán Tello, Manuel Narezo Estrada, Lisa Marie Damm, Martha Narezo Damm, Margarita Morales