SORBOS

Dos sorbos. El tercero es mortal. Los autos se alcanzan unos a otros reclamándose el smog, escupiéndose gotas de lluvia nocturna. Aún mantiene la bebida en la boca. Su cuerpo comienza a ignorar todo movimiento humano, su mente desata una catástrofe en sus sentidos, se exageran los olores, las luces deslumbran, las texturas le provocan ascos y miedos. 
Da el tercer sorbo. Un auto acelera hasta desaparecer.

Hipólito Juárez Saavedra.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *