TONADA

Les une el cable. Se llenan de sonidos, se contagian sensaciones. El cable les une, comparten el instante, comparten tremendas ganas de besarse y desaparecer. La tonada que oyen les permite creerse otros seres, unos que pueden olvidar el entorno, la gente en el vagón, sus humores, sus gastos, sus desganos. La tonada les mantiene enamorados, viajando entre voces, silencios y vientos fríos de mayo, mayo chismoso y ellos escuchando, siendo música, notas, intenciones, pretensiones, pensamientos, dudas atiborradas de miedo y desesperación. El tren acelera. La vida putea con la inmisericordia. Ellos, ellos conectados, unidos.

-Me gusta ésa, déjala...

Hipólito Juárez Saavedra.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *