GRITOS

-¿Me puede dar dos Manterolas para llevar?... ¿Por qué habrá tantas patrullas?

-Quién sabe gallito, ¿cón todo?

-Pues hacen mucho ruido, ¿quéno?, la verdad cómo que algo se traen, que se alivianen, la lluvia ni los va a dejar avanzar...

-Eso sí gallito... ¿chiplote o jalapeño?

-De los dos gallo, mitad y mitad...

Milanesa, piña, jamón, quesillo, un poco de aceite, algo de frijoles en una tapa del bolillo, una untada de mayonesa, a la parrilla par de minutos. 
El hombre come y habla.

-Sí gallo, ta duro, y luego, luego, qué tal el sismo, nah, estuvo de... nah, estuvo del carambas gallo.

-Sí verdad gallito, sí...

Un ser, una persona, un mugroso, un andante grita, grita en la calle, comienza a llover, las gotas le caen en la boca: ¡Qué es ésta asquerosa estasis, qué es esta asquerosa cosa, tiembla la tierra, se inunda esta laguna ancestral, se inunda el mundo, las personas no tienen qué comer, nada, no tienen medicinas, no tienen nada, qué es ésta asquerosa pausa en la humanidad, qué es, qué y esos políticos mandones que nos les falta nada, ¿y cómo quieres hoy el desayuno?, ¿y qué loción usa hoy?, y la gente ahogada en las lluvias de la desgracia! ¡Qué asquerosa estasis es esta! 

-Na pues qué loco...

-Un poco gallito, un poco...

Hipólito Juárez Saavedra.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *