CANIJO

¿Has ido a Panti?
– Sí…
– ¿Conoces a la Güera?
– Sí…
– ¿Sí?
– Sí… la hice mi novia…
– ¿No?
– Sí, en serio…
– No la hiciste tu novia…
– Sí… no… pero le di mi número…
– ¿No?
– Sí, en serio, eso sí, le di mi número…
– No… No te creo, no, no…
– Sí…
– Jura…
– Juro… sí, en serio…
– No te creo… No… jura…
– Juro…
– Así, jura así, con la mano arriba, jura así…
– Así juro, mira…
– No, no te creo…

En la Ciudad, las voces se quejaban en vano, sin saber mucho del mañana, detestando su pasado, machacando con incoherencias su instante, las voces tan nocturnas, tan inagotables. El viento muy infame, muy desde la congeladora, manteniendo fríos los corazones, las respiraciones.

– ¿Y al final qué?, ¿qué pensaste?, ¿sí jalas o no?
– … Sí, sí jalo, sí voy, sí… al final, yo creo que está bueno…
– Bueno pues… y… ¿pa’ qué me preguntaste lo de Panti..?
– Ah… no, eso yo creo sí está más canijo…

Después de esas palabras mejor guardarse el silencio en las pupilas, añorar refugios mentales. El metro aceleraba dentro de la tierra perforada de esta Ciudad.

HJS

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.