Category Archives: Noticias

RADIO ACCIDENTAL | TIEMPO SUSPENDIDO


Actual, no tanto, ya volvemos, las voces moviéndonse en la Ciudad, en el país, en el andar y andar de estos cuates, estos compas que nada más andan blablaseando, tirando saliva para encontrar algo, alguito en la música, en la charla, en la compañía, un poco del ayer, de alguna vez que Roger Waters y su banda pisaron la Ciudad… ya después, ya después… nos encontraremos envueltos en ese mar… Va el Radio Accidental,  va, otra vez… La película que no recordamos, es:  Eight Miles High, Dirigida por Achim Bornhak, del 2007.

  1. Daft Punk | Technoloogic
  2. Pink Floyd | Mother
  3. Bauhaus | Dark Entries
  4. Pink Floyd | Pigs
  5. The Rolling Stones | What a Shame

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

MALVADO

Es un tipo malvado. Algo perverso. Él no lo sabe. No quiere saberlo. Nadie tendría que decirlo. No puedes verlo. No se muestra ante ti. Es demasiado malvado, observa con cautela, se pasea por las calles de la Ciudad, es un tipo tremendo, la sonrisa de su rostro asusta de tan malévola... un sujeto que transpira temor... mucho temor...

-¿Cómo hago para poder penetrar con mis dedos tu cerebro, remover tus sesos, hacerte vibrar de emoción, te olvides de respirar, sigas sonriendo y seas feliz?
-... no sé, sólo hazlo...

El beso es de lo más animal -si es que acaso los animales se besan- el beso es de otros tiempos, de una fascinación intensa, de un quererse destruir para asumirse más que materia y andar por ahí, dispersos entre las estrellas.

Las dos personas estás sentadas en la mesa de la terraza, la luna les seduce con su mirada. Es el momento preciso. Se besan y el beso desespera, debo retirarme, éste, no era el momento preciso.

-A veces quisiera arrancarte a pedazos la carne, me doy miedo...
-Carnívoro asqueroso...

HJS

 

JUEGUITO

Estás mintiendo / ¿Cómo sabes? / Lo sé / No estoy mintiendo / ¿Cómo sé? / Tienes que saberlo /… No lo sé… ¿y qué importa si miento? / ¿Cómo qué importa?… no manches, cómo qué importa ( se ríe, pero no quiere hacerlo, es más que un impulso, es un expresar algo que no sabe cómo decirlo, se ríe, pero no le provoca ninguna gracia la situación, aunque la verdad, es muy divertida) … / Pues sí, qué importa… ¿en qué cambia? / Pff… / … No estoy mintiendo… ¿En dónde estás? / En Taxqueña / ¿En qué parte? / En el metro, asco el frío… / ¿Te congelas? / Me hago momia… / ¿En qué parte del metro estás? / Abajo del reloj… / … ¿En serio ? o.0 /… Sí… / … mmm… ¿Hay otro metro Taxqueña? / No… / Yo estoy abajo del reloj… /… /…

El que miente soy yo. Esas dos personas nunca hablaron por teléfono, no se conocieron jamás, no han pisado la estación Taxqueña, es más, no han nacido. Pero lo harán. Por varias razones de este curso humanoide, nacerán, serán concebidas en distintas circunstancias. Aprenderán algunas buenas maneras de comportarse, conocerán su idioma, lo hablarán, usarán tablets y celulares para distraerse… los bytes en sus memorias se acumularán, la música les sonarán en las cabezas hasta hacerles explotar varias preguntas en sus mentes. Una noche, y aquí si no miento, en serio, una noche, se irán a dormir con el reproductor del celular encendido, elegirán, eso sí, distintas canciones -tampoco tan mágico, tan casual- sentirán esa calma, ese dejarse ir lento, tranquilito del ensueño, los párpados les arrullarán las desesperaciones y sí, entonces sí, ese par, soñarán que mantienen una conversación con alguien, utilizaban el manos libres, de eso se acordarán, también del camino por donde andaban, era obscuro, de árboles altos y fachadas de casas iluminadas por grandes faroles de pantallas ambarinas. Se acordarán del susurro de los automóviles transitando en alguna avenida, del color rojo de un reloj digital, del olor ahumado de una estación de metro… pero no se acordarán de las palabras que dijeron, se van a desesperar un poco, querrán acordarse pero no podrán. Al despertar, seguirán su rutina, ese día beberán cinco tazas de café cargado, mucho.


HJS

RADIO TEXTUAL | DÍMELO


Dímelo otra vez / ¿Qué? / Ya sabes, dímelo otra vez… / No quiero / ¿Y ahora por qué no quieres? / Porque no, porque así es la cosa, ya sabes, así es… / Dímelo, en serio, no me acordaba, pero me acordaré / Ya no importa / No digas eso… / ¿Qué quieres que diga? /… Algo, que me digas… /…/ ¿Ya viste?, ése edificio, ya lo están derrumbando… / Mjm… / Ya… ya dime… / ¿Qué te digo? /… Agh… me desesperas…

El chofer del camión le puso en random mientras los dos jovenes seguían sentados platicando. Después pensó: la canción que salga, la primerita que salga me va a dar dosquetres respuestas… estoy harto…
Le metió tercera a la máquina en el carril de alta de avenida Universidad, le subió recio al volumen…

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

I dig You | The Cure


HJS

 

 

DESQUICIADO


Te hablé, pero no me hiciste caso, nisiquiera me pelaste, sí qué te hablé, no sé si no me miraste o qué, pero yo te hablé… Sí, escuché su voz, sentí su presencia, un frío recorriendo mi espalda, escuché su voz pero no quise hacerle caso, no quise esucharle, no quise detenerme y saludarlo, dejé al frío instalarse en mis venas, arañar mis huesos, me ajusté el gorro hasta las orejas y seguí caminando, no quería verle, no quería hablar con él, ya no puedo con esto, ya no puedo seguir en esta situación….

-¿Pudiste dormir?
– Sí…
-¿Pudiste soñar?
-No…

Cierra la puerta obscura de metal, el viento presume un aroma de vainilla y caramelo, la Ciudad en reconstrucción se ve tenebrosa entre lámparas y focos amarillos. Está confundido. Es muy posibe que el sitio en donde respira sea totalmente genuino, comprobable, real, es posible. Pero también duda, duda de esa respiración, de ese andar de los autos. Parpadea lento, busca un ritmo adecuado para sus respiraciones. Lo encuentra. Deja, otra vez, al frío instalarse en su piel. Te hablé No, no me hablaste, y no quiero que me hables más Te hablé, te hablé, pero no me hiciste caso, ya no quieres escucharme, ya no quieres, ya no… Te escucho, pero no me voy a detener Te hablé, ¿no me quieres oir?…

El hombre echó a correr sobre Avenida Xola hasta llegar al cruce con Tlalpan, mientras daba zancadas intensas, largas, se zacudía los cabellos y agitaba los hombros, cantaba y emitía ruidos muy parecidos a una canción interpretada por Vinicius de Moraes y Baden Powell. La luna estaba incomparable, arrogante, ¡buaf!, ¡arghh!, algo tremendo y el tipo ése, el tipo ése corriendo y agitando su ser nocturno.


HJS