Category Archives: Noticias

DQBS | LYRICS

Vas, date, leve, tranqui, date un bonito algo, llégale al ya sabes, date lo que te atasca, lo que te acá… Es una rolona de Rafael Mendoza, ya lo conoces, si no, ufa, te lo estás perdiendo… te dejamos un par de videos que también hicimos con el cantautor citadino. Date el lyric de este video y espera un sabroseo más, no te entumas, no te arrulles, date #hastabajito. Acá el roleo en el spoty mi hermau…
Y las redes del mae R. Mendoza.





::::

Comparte TQM 😀

CAMINATA

– Así con esas… ¡Ya así con esas….! – algo desesperado, malvibrado
– Mmm…
– ¿No oíste…?… ya así con esas…
No, el hombre no oía, no oía por la necedad de sus oídos, de sus tímpanos que ya no daban una, o cuando la daban era para escuchar los reclamos del amigo; dejó de cortar las toronjas y con sus manos de dedos delgados enjuagó las naranjas relucientes de amarillos.

Un reguetón reventaba las bocinas colocadas en el puesto de la ropa de paca. Las jacarandas perfumando de dulzura cada momento. Me dieron ganas de beber un té de jengibre, la señora de mandil me vendió dos trozos de raíz por diez pesos, subí la solapa de mi abrigo, caminé entre el viento con temor de respirar lo incorrecto, un rosal se atravesó en mi caminó, esquivé la cacota de un perro, dos personas jugaban baloncesto en las canchas del camellón, inhalé con descuido el aire de la Ciudad, muy a lo King Krule, inhalé cuanto pude, respiré estos tiempos, esta insana humanidad. Tuve temores, después me puse muy en lo Yellow Days, caminé con mis absurdos sueños, con los mapas de colores y los puntitos rojos, caminé y me supe en una comedia, en un drama mundial, vertí gel en ambas manos, me desinfecté hasta el hartazgo. Anduve dentro de mis incorrecciones.


HJS Sin bajón, no hay fijón, atizando, chismorreando el dfctuoso…

AGÁRRATE

Miraba los memes de los tíos y los terrenos de la abuela, el frío me imposibilitaba distracción alguna hacia los pensamientos molestos, además de reírme hasta el dolor de estómago, comencé a recordar un poquito de vida, un poquito de ya tu sabeh…

El metrobús aceleraba con ganas de sentirse el muy veloz, tuve que aferrarme a los tubos y apretar la medio nalga para no morir intentándolo. Insurgentes, increíble, ya te la sabes, las luces de los restaurantes, las jardineras, la gente caminando, platicándose sus días, sus noches, sus mis amores, Insurgentes, ya sabes, suculenta, insaciable, la velocidad y mi sensación de morir, el biarticulado va que no cree en nadie, el chof apañado de algún buen rezo hasta llegar a la siguiente estación. Sentí vivir, en la mente sonaba un bonito hastabajeo. Apenas sobreviviendo, los vi, tres niños con sus chamarritas de gorras que imitaban ser el pelaje de unos coloridos monstruos, un hombre y una mujer les sostenían de las manos mientras intentaban caminar por el pasillo del gusano rojo. Aguditas sus palabras.

– Pa, ¿por qué no podemos ir ahí?
– ¿Por qué?, porque es sólo para damas…
– Pa, entonces, ¿no podemos ir allá?
– No, no podemos ir allá…
– Entonces allá las niñas y acá los niños…
– Sí, hazte para acá agárrate
– Entonces tenemos que estar acá… ya viste hermano, niñas allá niños acá…

Y ahorita que me acuerdo de esa vez mmmjajajajaja este, pues nada nomás me acordé, la verdad me acordé y me puse a ver memes y a tirar recuerdo a lo loco porque no me quería poner muy ya no puedo ni comer es que no te puedo olvidar, pero pues ya ni modo, hace un buen de frío, y la Ciudad necesita su apapacho, marcho, parto hacia donde huevo.

-¿Y ya…?
– Sí…
– ¿Lo conoces?
– No, nada, no sé quién es, me llegó el audio en la madrugada y hasta hoy lo escuché
– Qué raro… está chistoso… Bloquéalo…
– Sí, no sé, a ver qué pasa….


HJSlevitando en las penas de una Ciudad de besos lacerantes….

ENSUEÑO PROLETARIO | 5

Suspiro

¿Qué sueña el señor, qué calma, qué hechizo de la existencia le atrapó…? Los sonidos del metro aturden mi calma, intento no parpadear tan lento, es peligroso, es una sensación de querer irse, es un contagio, este sueño traidor es un contagio… Las voces acuchillan mis oídos, preferiría atontarme y escuchar algo de Alex Catalán… es que son heeeeeeeeridas en tu piel he-chas a quema ropa… preferiría estar en esa onda, en un #rocanroleo … cuando te hagan mierda y esté en ti librar o errar, cuando sepas que esta selva está en ti y en nadie más, cuando mires por la verja y el peral ya no da más, cuando sientas que sin ella podría estar igual, cuando tengas treinta penas, todas ellas sin piedad… me alucino, ojalá tuviera saldo, ojalá hubiera bajado esa rola de Lázaro Cristobal Comala, a mi celular, al menos, para perderme un rato… con todos mis amigos de espalda al paredón, o colgados junto al sol…Despierto de mi musical ensueño.

La calma de los cuerpos taciturnos, la marcha del cansancio; las escaleras eléctricas y sus ruidos pretenden subirnos, llevarnos sin prisa a suelo firme. Afuera, en la calle, suenan las balas, las sirenas se desesperan; abajo, en las escaleras del metro, varias ratas de buen tamaño atraviesan los túneles, los pasillos, se esconden, se mueven rápido. Un hombre acelera el paso, lleva el puño entre abierto, un cigarrillo en esa mano, un cigarrillo que brinca, baila al ritmo de la necesidad del hombre de salir a la superficie y meterle humo a los pulmones.

No lo sueño, pero de pronto sí lo sueño, sí estoy soñando. Estoy ahí, subiendo escaleras, aturdido, lleno de gente. El sol no está, no espera, con suerte, la luna me dará dos besos infames para poder descansar. Sí lo sueño y me tengo que acostumbrar a este estado, a este no saber…


HJS… ya nocheando, ya blablaseando, yau, yau, yau!!! Palabreo de de acullá….

ENSUEÑO PROLETARIO 4

Espasmo

Un grupo de policías rodean a un hombre que es interrogado por el jefe de estación, los gestos de los involucrados están teniendo un día pesado… el hombre corpulento recibe las preguntas y las contesta con un tono de voz bajo para no revelar algo de más, el hombre corpulento se acomoda la playera azul que le ajusta bastante al cuerpo. Las bombas de chicle explotan en mis oídos… en el espacio alborotado por el barullo de los cuerpos andando, dos chicas de leggins muy coloridos, blusas sin manga, cabello engominado, peinado en cola de caballo, observan el interrogatorio mientras cuidan un par de cajas de cartón, mascan el chicle con un poco de bella violencia, #despiadadas #increíblas.

No me sorprendo, no tengo que sorprenderme… la mucha gente, la mucha respiración ardiendo, la mucha sinmemoria caminando terca en estos acomodados espacios de la urbe, estas tripas modernas. El paso a paso acelerado, esquivar los cuerpos moviéndose, ir hacia adelante, no detenerse, no intentar pararse… bajar la velocidad, atisbar algún espacio, uno pequeñito, para avanzar, para seguir y no dejarse atrapar por la masa, no quedarse entre los apapachos de la vida diaria, entre los perfumes de esencias penetrantes, caminar, caminar, elegir bajar la escalera y no usar la eléctrica, bajar esperando no se me olvide caminar, sería un golpe tremendo, además, en este horario sería una bonita carambola, muchas personas cayendo, trágico, así, #gachito, con el drama del Acorazado Potemkin, todo por tu tropiezo, porque se te olvidó caminar, pero no, no se te olvida y sigue el andar, sigues animado por algún extraño recuerdo que se te atraviesa insano en las neuronas, sigues y los gritos de los vendedores ambulantes te empujan, te dicen vas, dale… Llévelo, llévelo, congela’s, llévelo, hay de varios sabores… Bara, bara, se lleva el cargador, cargador universal, el cargador para celular… Chocolate, chocolate para la familia, chocolate… Aguas, alegrías, aguas… ¡Papas, papas! ¡Papas, Papas! Sándwiches, sándwiches… Y sigues, decides seguir, caminar, encontrar el recoveco adecuado, el lugar en donde situarte por un momento, escuchar las voces, prestar atención a los cuerpos impacientes, mirando los relojes, atrapados en alguna aplicación de su teléfono móvil; escuchas tu respiración, el eco de los trenes que están por llegar, el viento en los cabellos de las personas, en sus pieles, ese viento particular, que viaja entre los túneles de esta red de gusanos anaranjados, la música suena en las pantallas, algo tremendo, #perreo #sabroso y me retumba alguna vena del cerebro, me agita los movimientos, la gente escucha la canción, mira el videoclip en alguna pantalla del metro empotrada en el techo; el ritmo hace mover los pies, el ritmo busca la provocación, ruboriza mejillas, inquieta, afloja sonrisas.

Te veo en el metro… dirección Indios Verdes…:) 10:00am enviado
Ahí t vo…:D… 12am???? 10:01am recibido
12 am…. :)))10:30am enviado

Ya estoy, aquí… en los torniquetes… 12:01am enviado
Estoy cerca… :/ 12:02am recibido
:S 12:03am enviado
…..

Perdón/ No te preocupes…/ Hubo una manifestación de maestros y se me complicó…./ No te apures, no llevo mucho…/ Aquí están, son los que pediste… ¿ése es el color, no?… ¿y la talla? / … sí, sí es el color… la talla no sé…/ ¿Son para ti?…/ Sí… / Pruébate una…/ Pues sí… /…/ Sí… sí es… va, pues chido, gracias… / Gracias a ti, buena tarde.

Somos viajeros de sol a luna, llevamos nuestras mochilas, los bolsos en donde guardamos lo necesario para el cotidiano, para la batalla diaria, la jornada laboral, mochilas de varios tipos, de muchos colores y formas, mochilas decoradas, mochilas maltratadas, morrales, portafolios, petacas para aguantar el trayecto, el andar, el suculento ir y venir en esta Ciudad, en este insomne transporte, esta irrealidad del subterráneo.

Las parejas, en el beso, en el abrazo, en el sentirse cercanos… La maquinaria frena, nadie se lo espera, estamos a su orden, varios que dormitaban sienten ese jalón que les arranca de lo imposible, de la calma soporífera.

Los tres hablan un idioma mexicano que desconozco, se ríen, ellos saben lo gracioso de sus comentarios. Morenos, cabellos acomodados con gel, botas, zapatos, camisas de colores morados, obscuros, mejillas ruborizadas, sonrisas inquietantes, carcajadas de lo desconocido. Este vagón se infesta de pláticas que no alcanzo a entender, pero me esfuerzo en oír… Hombre y mujer, sentados, platican tranquilos, sus ojos algo esconden, algún coraje, algún cansancio…

-¿Te digo o no te digo?… te digo las cosas…¿o no te digo cosas?…
Es que ya no sé…

Somos tantos y tantos, tanta ropa, tanto tenis de marca e imitación, somos zapatos negros, playeras, camisas, blusas, camisetas, lentes, bolsos, mochilas, suéteres, abrigos, chamarras, guaraches, faldas, vestidos, mezclilla, #fashonistas, shorts, pulseras, relojes, audífonos.

¡Biiiiiiiiiiiiiiiiiiiip! ¡Plopl

Otra vez se cierran las puertas, otra vez entra la gente a este depósito de depresiones, de hartazgos, preocupaciones y una que otra bronca. Un hombre lee con demasiada atención, Momo, aquí avanzamos en la vida más lentos que una tortuga, tanta sabiduría en este gusano naranja, tanta duda, tanta deuda, tanto de un poco de lo mejor y lo peor y ahí vamos, dormitando. Avanzamos en nuestros tiempos, alguien mira su celular y se deja ir, se deposita en ese modo de existir, en esa manera de entender el espacio, de saberse en otro sitio que no existe y no deja de estar entre nosotros, viajando, viajando. Una pesada masa se embarra en mi cuerpo, al hombre sólo le falta babear, su sueño le mantiene inmóvil, le atrapa y le convierte en eso que puede caerse pero se recarga en mí, él ahí, sin saberse, dejándose ir… y nosotros, nosotros le observamos. Un bebé me mira, ejecuto una sonrisa, ¿por qué?, ¿es lo normal? Sonreírle a un bebé, no sé, tal vez para que no llore, para caerle bien, no sé, pero la respuesta que provoco no es la misma: una cara de bebé seria, asustada, #triste 🙁 …pero el metro, el metro avanza e intento no hipnotizarme con las luces neón, esas luces me recuerdan que no estoy en mi sueño, que estoy abajo, en el subterráneo, adentro de un vagón, viajando, moviéndome, esas luces… Una señora teje un chaleco con estambre rosa, inserta las agujas, las cruza dentro del tejido, chocan, emiten un sonido delicado, el tejido sigue, la vida se entrama.


HJSconfundiendo la palabra maciza, dura y precisa, ligas menores, poquito de flou, relajito cotidiano 😉