Category Archives: Noticias

¡SÍ MÁS FE!

nomasfe

Como se ha anunciado oficialmente, la reunión de Faith No More es un hecho, la banda de rock liderada por el multifacético Mike Patton, anunció en su pagina oficial www.fnm.com, que su regreso se debe a los constantes cuestionamientos y peticiones tanto de fans como de promotores, sobre su posible reunión; además de sentirse muy bien en estos momentos, voltear atrás y retomar la energía para patear traseros nuevamente. Faith No More se formó en 1982 en San Francisco, California y se separaron en 1998. La alineación que se reagrupará será aquélla de la última etapa, del 97 – 98, e iniciarían una gira europea en el verano próximo. Como dirían por ahí “La fe muere al último”.

Escuchen el capítulo Arribada –I de La Vieja Guardia en www.audio.thespacefarm.com, para que se contagien con un ejemplo de lo que hacia esta bandota.

PARA SALUDAR!.

Por: Rodrigo Flores/ Tecolote.

Preguntas y más preguntas se han clavado en mi cabeza desde que dimos inicio a esta aventura espacial, ¿cómo para qué? ¿qué pretendemos? ¿quiénes somos? Y bueno, una lista más larga; sin embargo sí me he ido topando con respuestas en el camino, pero también he de decir que estas respuestas no han sido producto de una reflexión exhaustiva, más bien han sido las circunstancias con las que me he ido encontrando, cuestión que me permite concluir cosas. Pensaba: qué finalidad tiene cada uno de nosotros como para tener la desfachatez de dirigirse a la masa ciberespacial; y lo que creo ahora es que siendo contemporáneos, siendo nuestra principal virtud, arma y herramienta la juventud; además, claro está, habiendo tenido la oportunidad de tener un espacio, hubiera sido un acto de lo más sinvergüenza no hacerlo; y por qué digo sinvergüenza, porque estoy convencido que hacer uso de la voz, de las letras, del espacio en general es una necesidad humana y para la humanidad. Qué quiero decir con esto, el humano se alienta y alimenta de sus emociones, de sus pensamientos; lo que a su vez alimenta y alienta a la humanidad, no existiría la humanidad sin la expresión de las emociones y de los pensamientos del humano, el concepto de humanidad es sólo válido si se acompaña de esos dos elementos, si no estaríamos hablando de una manada de animales, o lo que es peor, un chingo de computadoras interactuando entre sí carentes de emociones reales y no programadas.

En fin, después de todo este verbo “filosófico”, les cuento que esto ha sido el motor principal de nuestra aventura, la necesidad de decir algo, de expresar, de escuchar, de atender, de participar, de generar opción… tal vez, y muy probablemente, nos quedemos cortos en lo último, en eso de generar opción, sin embargo es un intento impetuoso que no nos podemos perder. El caso, y el punto principal de esto, este palabrerío es hacerles una humilde invitación a comunicarse, a decir, a opinar, a generar opción, a emanciparnos, a rebelarnos en contra de lo injusto, a musicalizarnos, a llenarnos de humanismo; no somos solos, sí somos muchos; incluyamos cada vez más y más voces, dejémosle saber a la banda lo que pensamos y sentimos, para, por lo menos, tratar de hacer más chingona nuestra estadía en este planeta tan chingón y que tanto hemos jodido. La revolución y no me refiero sólo a la política está en todos, y no en las armas de cañón; sino en las armas de natura; en eso y aquello; lo humano.

THE SPACE FARM.

flyer-copy4

Asustado.

Esperando, con los ojos abiertos y la sonoridad del universo apoderándose de mis oídos, acariciándolos. Soy un desterrado del tiempo, del espacio. Somos. Viajo por un sitio en donde me multiplico por millones. Voy hacia otro lugar, canto, juego, abro los ojos para mitigar el susto. Éstas son mis señales de pronta llegada.

Y caemos.

Puedo sentir el frío que hace de las estrellas luces intermitentes, cobardes, trémulas, conscientes de su muerte, sabedoras de su tiempo. No como nosotros, que también, somos desterrados del espacio. No puedo tener más miedo.

Somos.
He dicho somos. Respiro hasta hartarme de esta atmósfera congelante. Mi ojo derecho puede mirar al Señor Gallo, de cresta destellante, bañada en brillantina; su plumaje amistoso y fulgurante ilumina este camino de paraje definido. He dicho somos. Y el resoplido cerca de mi nuca, mientras caemos desprovistos de gravedad, me despierta más y más: Hombre Puerco, reluciente su piel moldeada con el más terso terciopelo rosado, embelesando el tacto que apenas y le acaricia. Joven Toro, apabullante, de mirada transparente y estructura de enhiesto caballero, soterrando las malicias de un mundo que está por conocernos, bufando armonías dolientes. Somos la melodía, con todo esto que nos pertenece, nuestra forma moldeada por la magia del viento.

Somos. Fuimos expulsados de nuestro reloj de arena, de nuestro espacio, por no atender proverbios absurdos: puertas atrancadas de nuestros oídos, eslabones oxidando nuestras ideas. Y no, no podemos ser esclavos. Queremos quitarnos los cerrojos de nuestras mentes, acallar el fluir cósmico, las corrientes arrebatadoras. Vamos a dejar vivir nuestro aliento, para llegar a la posibilidad de ser todo sensual.

Venimos libres, musicales. Nos conforman los sonidos de nuestro cuerpo, de nuestras mentes. Somos motivo del espacio, y hemos de comenzar a buscar nuestra emancipación. Debemos arribar. Porque las señales nos han llegado entre asteroides y cometas luminosos, ráfagas de luz neón.

He soñando. Hemos soñado con sitios ajenos, de espejismos interminables. Seres multiplicándose. Mirándose entre sí, siendo ruidos, concierto de onomatopeyas delirantes…

silencio
vamos flotando. Caemos lento, suave, entre residuos de un planeta agonizante. Nebulosa de áspera consistencia, tempestuosa bruma en que nos detenemos para ir cayendo en cadencia musical. No hay minuteros, ni tic tac, no hay arenas desvaneciendo.

Un golpe de pesada nada, y la penumbra se hace presente.

No sabemos si hemos llegado. Pero vengo, hemos venido. No importa más de dónde, pero aquel sitio, no nos pertenecía, no éramos de él.

No, no somos una solución, una promesa, pero, quizás, somos el sonido directo del latir y nuestra sangre fluyendo.