Category Archives: TSF Recomienda

ENSUEÑO PROLETARIO 1

Bostezo

El sol afuera, el sol en mi piel, en las paredes grafiteadas, en esas firmas y formas de colores, en esas huellas de identidad, rastros de un grito de aquí estoy, aquí andamos. La calle me dice que está mugrosa, los dos chicos fuman el gallo antes de ir a la jornada, se me hace agua la boca y sigo mi camino, algunas aves emiten un sonido feliz y se cagan a dos centímetros de mi andar, una patrulla pasa y da el rondín matutino, un reguetón #atascado se confunde con el motor de los vigías, avanzan varios metros, los patrulleros sonríen al escuchar una salsa romántica compartida por las ventanas abiertas de un departamento de interés social.

Caminar y desesperar el pensamiento, abotagarlo de imágenes, de preocupaciones, de #malviajes, de querer precipitarse y correr lo más rápido que se pueda #tortuga… caminar y llegar al metro, saber que la máquina te llevará de paseo, a tu lugar, a tu sitio.

En la taquilla, la mujer te recibe con una sonrisa, en su escritorio hay un poco de fruta en un vaso, una cosmetiquera y su teléfono celular, ríe mientras depositas tu billete y le dices que recargue veinte pesos a tu tarjeta, #esdeprecavidos; la mujer señala con el dedo índice la pantalla, tus veinte pesos fueron depositados. La policía espera recargada en el último torniquete, en donde con su tarjeta mágica deja pasar gratis a los ancianos y algunos jóvenes que muestran una identificación. La policía mira hacia la calle, bosteza y pocas, muy pocas veces, saluda a los viajantes.

Subir escaleras eléctricas otorga una sensación de calma, de pasmo momentáneo, claro, si decides ir de lado derecho, porque de lado izquierdo la prisa manda y hay que subir escalón tras escalón.

Rechina el metro. Abordo. La mujer se maquilla, esconde sus manías, sus juegos con el tiempo, se aplica un poco de corrector, algo de sombra, lo esparce con las yemas de sus dedos… las huellas, las #marcasmiamor, las bellas lineas de la vida desaparecen con el aplicador; obscurece sus párpados, el tono es lindo, algo violeta, sus ojos esconden aún más misterios, una María Félix de nuevo tiempo, así, #castigadora; después, un labial intenso y la mañana se siente aturdida, encerrada en este vagón con tremenda situación.

En el reflejo de las ventanas las personas pueden encontrarse, desconocerse en el mirarse tan idénticos, tan del otro lado, de películas de misterio, de serie de internet, ahí, en ese otro mundo tan similar, a veces opaco, grasoso, a veces más limpio; otra dimensión tan cerca de nosotros, ahí, los viajeros del tiempo…

Un grupo de policías espera en el anden del metro, las puertas del vagón se mantienen abiertas más de lo habitual, #hueva, un par de policías, los del silbato, anuncian la llegada del metro que avanza en dirección contraria; la gente duerme en las bancas del vagón que ya cierra sus puertas, los policías se quedan ahí, disfrutando la vida, arranca el coso éste… la gente también lee: El llano en llamas, edición de bolsillo, pero la gente también se duerme cuando lee, el hombre que va a un costado de la lectora le quita el libro que sujeta con ambas manos, lo guarda en su mochila y abraza a la mujer que fue hipnotizada por la Muerte Mágica de Rulfo. A mi costado otra mujer sujeta con seguridad un libro de pasta dura roja, en las hojas que lee se encuentra el subtítulo El océano índico. Se detiene el metro. Se abren las puertas. Una persona que entra se muerde las uñas. Otra, sujeta en la mano un libro de Isabel Allende. Me hundo en los arrebatos de esta Ciudad.


HJS… callejero y fisgosón, dice la banda…

DUDA

-Tú vienes a decirme algo… es raro que vengas así como así… así…no… no es normal… no es normal que vengas…

El silencio petrificaba las intenciones más nobles. El momento atiborrado de insensateces, de reproches y conjeturas mal hechas, de viajes de la mente… En la habitación una persona, podrían ser más, pero queremos que sea una, para ponerle más sabor al caldo, para agregar un poco más de complicaciones humanas, de sin razones, de arrebatos. En las noticias aún se discutía la relevancia suprema de rescatar la industria petrolera nacional; después entrevistas a trabajadores que se manifestaban por despidos injustificados o falta de pagos, luego, un reportaje de la violencia contra las mujeres. Por algo llamado vortex los fríos en algunas zonas del mundo eran de muchos grados menos cero. Ante la fruición de la locura humana, ante su andar cotidiano, la persona sigue hablando, esperando que el té de jengibre le cure el dolor de garganta, habla, o le habla a un aparato de materiales metálicos, le habla a una pantalla brillante, al espejo obscuro- dice la serie de televisión- le habla a un instante, le habla a la fulgurante rutina que acontece frente a él mientras bebe otro trago, percibe el áspero sabor. Rasca su cabeza, despeina su melena y duda de sí mismo, duda de su existir, duda de esta Ciudad y su repentino calor infernal, duda, duda, y sobre todo, evade cualquier respuesta. El ruido de los aviones le distrae, en la calle alguien escucha una canción de Los Relámpagos del Norte, la Ciudad le entra a lo pantera y sin disgusto se deja querer por sus miles de millones de habitantes.

Dejó de hablarle al teléfono móvil. El té de jengibre reposaba en su estómago. Un malestar corporal habitaba su ser, su estar. Algo estaba por acontecer y él sabía lo terrible de la situación. Sin pensarlo tanto, se levantó del sofá, su puso un sombrero muy a lo chico del blues y se marchó de sí, de su espacio, de su casa, de su maldito recordar. Algo le iban a decir y no estaba dispuesto a esperar ahí, enconchado en su patetismo. Huyó de su espanto.

El enfado de la existencia le recriminó su decisión, el sol, agresivo, le embarró sus infamias mientras le recitaba poemas de Vásquez Aguilar. Caminó pretendiendo escapar del tiempo, de su caprichoso futuro.



HJS… sudando palabras desde la Ciudad del smog y el quévaallevargûerita…

DESAPARECER

La oficial número diecinueve ochenta y cuatro de la PBI revuelve por última vez con un palillo de plástico blanco su café capuchino mediano, la banca metálica del seven eleven aguanta sus nalgas frías. Da un primer trago para probar, se quema los labios, es clásico que le suceda eso, pero le gusta, le agrada sentir ese resquemor en su delicada piel. Sus compañeros de rondín revisan un par de hojas impresas con números y nombres, mientras dan lectura tachan y dejan rayones de tinta negra. La Oficial número diecinueve ochenta y cuatro mira su reflejo en el vidrio de la tienda de autoservicio, se observa cansada, se observa muy parecida a la persona que era ayer, parpadea y se mira distinta, es un ser diferente, una posibilidad de la vida, un encanto de la noche, se mira, no se reconoce, es una figura que pasma el entendimiento, es una criatura expulsada de los sueños más inquietantes.

– ¡Órale Ruth!… estás muy pasmada, ¿andas en piedra o qué?
– …
– Írala… ¡Ruth!… ¡Ruth!… Ire pareja, la Ruth se quedó pasmada… ire… ¡Ruth!
– Mmmmtaa… Ruth… Ruth… Ey, Ruth, compañera…. mmmm… Achis…
– Ire… le dije, le dije…
– Ruth… Ruth… Ruth…

No. No iba a despertar porque no estaba dormida, estaba atrapada, en sí misma, en una dimensión de ella que sólo Ruth conocía, esa Ruth, ahí sentada en la banca de metal y el capuchino enfriándose. La oficial no iba a parpadear otra vez. Su cuerpo de músculos rígidos sería llevado al hospital más cercano, los dos compañeros de rondín, y la muchacha que despechaba en el seven darían su testimonio a los paramédicos. Por la madrugada, en una habitación del Hospital Veinte de Noviembre, Ruth despertaría, lento, respirando sin prisa, acostada, mirando al techo, suspiraría unas palabras incoherentes. Alguien en otra dimensión, hablaba por ella…

-Ayuda, ayuda… vamos a desaparecer…

HJS

ENTREVISTA | ANTE HUESOS

La noche de nuevo, la noche en el sur… la música escondida en las calles empedradas, las voces de las personas y sus delirantes susurros, la inercia de las galaxias invitando rock… Va un #hongo más, va la entreva con la banda, se llaman Ante Huesos, son de la Ciudad de México, aquí su feis… Date la charla… dale play… disfruta… nos vemos pronto 😉 Saludos al Yoshua que se nos va al Sur muy Sur… (nos traes algo :* )

ENTREVISTA DE ANTE HUESOS EN thespacefarm.com San Ángel, Ciudad de México Enero 2019 Música: Ante huesos – Sangre a contraluz (Live Session) Ante huesos – 100 años (Live Session)

TONADA

– Tengo frío…
– ¿Venías corriendo?…
– Sí…
– Pues sí… si no ya ves cómo me pongo… no, que siempre llegas tarde, bien impuntual, ya tengo un buen esperando…
– Pues sí…

Respirar en esos momentos doblegaba cualquier calor de los cuerpos. Abrigados, los trabajadores se mantenían despiertos acariciando algún recuerdo de tonos pastel. La luna no cesaba de ronronear su apasionante tonada. Las personas navegaban en sus complicados deseos, el amanecer se entintaba de un caprichoso azul coqueteando con morado. Buscando inmortalizarse en un gesto, una frase, una reflexión matutina, de las faltas de vitamina, de las que parecen ser dichas con las brasas de un poderoso fuego, las mujeres esperaban el fin de la madrugada.

– Me tuve que levantar a las tres y media, si no no llegaba, no llegaba… y ya tomé el camión a las cuatro y ya llegué…
– Así sí… así sí… tengo mucho frío…
– … ¿Nomás te saliste de bañar y que te vienes para acá verdad… ?
– Pues sí… pero me hubiera quedado en la cama, se me acurrucó el Ascención y me hizo piojito, se puso loquito, me hacía ruiditos y casi me quedo dormido, medio pestañié… se puso loquito…
– ¡Mírala!… conrazón… pero qué bueno que llegaste temprano… duérmete tantito si quieres, yo te despierto….

Tú mi chiquitita, finges no mirarme, ponte muy contenta, porque estoy aquí… Ascención tenía ganas de que se quedara dormida, le cantó al oído, secreteándole su deseo, no pudo logarlo, ella se levantó, se metió a bañar, se arregló y salió del departamento. La Ciudad siguió amaneciendo al ritmo de la tonada que aún rondaba en las ideas de Ascención.

HJS