Tag Archives: CIUDAD

ENSUEÑO PROLETARIO | 2

Hipnosis

En esta Ciudad las nubes observan, husmean arrogantes, están atentas a la velocidad de los andantes que aniquilan desesperaciones esparcidas en la cueva de sus misterios; en esta Ciudad las nubes espían los paisajes grises, el concreto, las casas, las azoteas, la basura, las mesas, las construcciones, los segundos pisos, las muchas gentes, los terceros pisos, las familias grandes, las familiotas acomodadas en construcciones que quieren tocar el cielo. En esta Ciudad la gente se da besos en el metro, se muerden los labios, se miran intentando desaparecer del instante. En esta Ciudad te observan con desconfianza en el transporte público; en esta Ciudad la gente se duerme por los desvelos, por su andar y andar y respirar y respirar; en esta Ciudad se atropellan cuerpos y veladoras les cuidan el sueño infinito; en esta Ciudad viajan réplicas gigantes de santos que ayudan en las causas perdidas, en esta Ciudad se disfrazan de ése santo.

Desvelado, turbio del pensamiento, ausente de cualquier entorno, metido en mí, en mis insatisfacciones, mis tenebrosas manías, torpe, #torpeando, idiota de mí, debo despertar, debo despertar de un sueño tétrico, de una terrible historia de mala fantasía, debo desaparecerme así, insomne, sin arrepentirme, debo despertarme de esta vida, de #estavidona locuaz, no entiendo mi entorno hasta las trancas de concreto, no entiendo mi entorno, no me entiendo, no me atisbo. Las manos aferradas a los tubos, los rostros buscando algo de aire, un poco de viento caliente, porque no hay otro, es esa bruma que se embarra en los cabellos peinados y los despeinados.

Insoportable, la sangre me recorre el cuerpo a un ritmo que intimida, no lo pensé pero me azota la cabeza, las palabras; la Ciudad me revuelve el estómago de manera innecesaria, vaya desequilibrio, no puedo dormir, percibo el calor de la gente, evito mirarles pero no puedo, sus acciones mi incitan al husmeo, sus gestos matutinos, sus mañas, sus detalles y sus arrabaleros comportamientos.

El hombre sin ojos golpea el vaso de plástico en el bastón, suena el metal y le conduce por el vagón, suenan también sus murmullos, su canto de ciego; el hombre camina lento, sus píes se arrastran, también su cansancio.

¿No sé a qué huele? Es un aroma penetrante, aún no me llega el tufo pero lo percibo en los gestos de la personas más cercanas al ser:

-!Hijos de puta! ¡Hijos de puta! ¡Déjenme en paz! ¡En paz!… ¡No! ¡A la verga!

Tirado en el suelo del vagón, estirando las piernas, acostado, odia al mundo y con su odio construye una capa antihumanos, nadie se acerca, escuchamos sus desesperados alaridos, su rencor ancestral, su mugrosa coherencia.

Intento no dormir pero quiero hacerlo, intento no perderme y lo hago, los párpados me pesan, más que ayer, me pesan mucho, es complicado intentar mantenerse despierto, la desesperación, el hartazgo arrulla, invita a dormir, dejarse ir en el ensueño…

– ¿¡Por qué voy a moverme!?
– Por favor levántate, no puedes ir así…
– ¡¿Por qué voy a movermeeeeeeeeeeeeeeeee?!
– Sólo levántate…

El policía se acomoda la boina roja, se calza el chaleco antibalas, sopesa la carga, sopesa sus nervios, los calma, los maniata, deja el aviso y baja del vagón, toma con dos dedos el silbato negro, emite un sonido parecido a un grito, después de algunos murmullos, de espera, de citadina espera, la tripa anaranjada cierra las puertas y avanza.

Los vidrios de las ventanas: los reflejos, el mirarse y reiterarse, evadirse, encontrarse ahí, en uno mismo, tan de la rutina, de ir a trabajar, buscarse la vida y ganársela con alguna buena actitud, una de las divertidas, mirarse y mirar a los demás, ahí, de vidrio y luces, de Ciudad cruzando el retrato falso de nuestra vida cotidiana, ahí, repitiendo nuestros movimientos.

Aquí estamos, en estos instantes de espera… la espera, el perderse en la respiración, el saberse en un estado de pausa, momentánea espera…


HJS… tirando un poquitito de flou, de aquí palllá…

RADIO TEXTUAL | CALOR


¡Refrésquese, hay congeladas de vainilla, de groseya, de fresa!

El calor nos hace personas distintas, nos convierte, las miradas se apagan, buscan esconderse, el calor dentro del metro de la Ciudad se vive con ánimos vacilantes, el sudor, las respiraciones, los buenos y los malos aires, el calor nos ubica en otras dimensiones, en estados diversos de la mente, en perdiciones del alma, en fluidos que a veces disfrutamos en nuestras pieles, nos convierte en una masa húmeda, en un moverse y sentir lubricado. El calor nos lleva a una ausencia hipnótica, nos cubre, nos atrapa, nos deja calmos en una instancia de algún tiempo sagrado.

¡Ufa! Siente que arde y no es el calor… entre los empujones le bajaron su celular. Ahora mira desde la línea amarilla a través del vidrio y no encuentra al culpable, no sabe quién fue, sabe que está por ahí, que anda por ahí… ya perdió, ya perdió, le hicieron perder, ahí, en el metro, así nomás sintió como pum, se cortó la música, su cuerpo no podía moverse, la gente aventaba para adelante, los cuerpos, las piernas, las manos, los brazos encima de él, de los demás, ahí, la masa deforme, la masa violenta, la masa que quiere molestar, fastidiar, la masa gandalla, la masa que acá y allá… Se va, da la espalda al vagón del metro, alguien ríe, alguien entre la gente ríe. En el bolso del pantalón de un hombre, sigue sonando esta canción en el reproductor de un celular que no le pertenecía…

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.