Tag Archives: cumbia

RADIO ACCIDENTAL | VERBORREA

IMG_0504


  1. Vamos a Comernos Eso | Sonido Condor
  2. I’m Gonna Be Your God (I Wanna Be Your Dog) | Slayer
  3. Airwaves | Kraftwerk
  4. Nasty Sex | La Revolución de Emiliano Zapata
  5. Fear of Napalm | Terrorizer
  6. La Migra | Brujería
  7. Desmadre | Brujería
  8. Ain’t No Stopping Us Now | Risco Connection
  9. Danger High Voltage(Les Rythmes Digitales thin White Duke Mix) | Electric Six
  10. She’s Got Balls | The Cramps

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

 

AQUÍ ESPANTAN: SONIDO GALLO NEGRO EN EL CLUB ATLÁNTICO

casona


Ya nunca sabe muy bien qué día es, cada uno es terriblemente parecido al anterior, y al que sigue. Es de noche, de eso está segura, desde la ventana puede mirar la luna, las paredes de esa casa se han ido deteriorando, hay un hueco en una de ellas, justo frente a su ventana, las plantas se asoman a este hoyo sin cristal que la mantiene atrapada en un tiempo que ya no es.

Las siluetas empiezan a llegar, otra vez, se juntan frente a la pared raída, son espíritus, flotan rozándose unos con otros, se empujan, a veces se mueven como una ola inmensa, sube la marea de cuerpos. La música empezará pronto, como cada día. Las nubes cubren el cielo, ralas pero constantes, iluminadas por la luz de la calle que ella no ha visto en años. La casa está en la Zona Rosa, ella mira pasar miles de cuerpos desde su ventana, algunos se sientan tranquilos, otros gritan emocionados; y hoy, el patio central de su casa en Amberes se he convertido en un salón de baile donde el límite de los cuerpos apretados se confunde, se anula y los espíritus flotan moviéndose al ritmo de la cumbia sicodélica de Sonido Gallo Negro.

Estoy entrando a este patio rodeado de paredes altas, algunas mesas en las orillas y la naturaleza haciéndose presente, enredaderas que se aferran al concreto. Somos un chingo, no alcanzo a ver cuántos ni parada de puntitas, pero se siente, la sensación es intensa, parece que no cabe ni una chela más y el mesero sigue llevando cartones a un lugar al que ya no llega mi mirada. Algunos se rinden, se retiran del lugar, vamos a explotar, eso siento cuando en el “pasillo” por el que no cabría un esqueleto pasan dos personas a empujones… Vamos a explotar. Lo que queda es moverse, quitarse del paso que te asfixia, seguir la luz, así que nos evaporamos, nos lanzamos con fuerza hacia enfrente, llegamos hasta el escenario ¿a un lado de la bocina?, sí a un lado de la bocina, ni modo. Si miras hacia arriba ves los restos de la casa, los del muro, la luz de la luna convierte una pared vieja en un misterio.

gallo1

Empieza el baile y ya sentimos nuestro espíritu desprenderse, liberarse de entre el músculo y el hueso, si miras alrededor verás las ánimas moverse a ritmo cumbianchero, con los ojos cerrados y las manos hacia arriba, como queriendo volar. Se ven sus esqueletos. Se proyectan los muertos en los muros, esto es una fiesta.

Ella nos mira desde la ventana que está en la esquina rodeada de hojas, la que más alumbra la luna, la que está entre esas nubes azul rey, está mirando hacia el muro donde se proyectan esqueletos, demonios, mira a las calaveras tocando, los está escuchando, no baila. No sé describir bien el gesto que tiene, es sorpresa, es terror, nos mira elevándonos. Somos fantasmas ante sus ojos, estamos en trance.

En varios momentos no sé de mí, desaparezco en una espiral de calaveras, de colores brillantes, de patrones infinitos, tengo los ojos cerrados y mis manos y pies se mueven sin que yo dé ninguna orden, no me siguen, no estoy pensando. La música se mete entre mis uñas, es electricidad, miro los dedos moviéndose en el sintetizador, las palmas golpeando con fuerza las congas, la piel curtida del bongó. Las manos hipnotizando al theremín. Las baquetas. El aire atravesando la flauta. Estamos en trance, pedimos más. Los esqueletos regresan al escenario, nos advierten que la cosa sigue, que hay mucho más. Sonido Gallo Negro nos golpea fuerte, nos arrastra, nos controla, durante dos horas somos suyos, nos rendimos ante su sicodelia, estamos hipnotizados, más bien poseídos.

gallos2

Levanto la vista, ella está sonriendo, la música la atraviesa, hay fragmentos, ondas llegan hasta la ventana y la mueven, aun así no baila, nos mira divertida, sabe del hechizo, se enteró del sortilegio, es cómplice. Nosotros somos los fantasmas, flotando en las notas, inconscientes, el escenario se vacía, y nosotros poco a poco nos desvanecemos, desaparecemos.

Vámonos, que aquí espantan.

Por Aura Mendoza

2015

SONIDOS NEGROS EN EL ATLÁNTICO

12249648_10153659388491675_8642425659188667001_n

Navegaba por Insurgentes, el grito de un vendedor ambulante le sorprende, sin saberlo ha llegado a la Glorieta, no sabe cuál es el rumbo, cuál es la salida, arriba los pesados buques rojos se llenan de olores humanos, abajo más humanos moldean el cutis de una ciudad testaruda, navega por una salida de la Glorieta, un hombre sostiene la voz de un violín sobre su hombro. Se topa con un semáforo en rojo, dos estrellas rasgan la estratosfera por las ganas que le traen a la noche. Extraviado, deja caer los remos de su desesperación, infla los pulmones: pez globo, se deja ir entre los mares de murmullos, naufraga en algún bar, suena alguna cumbia.

AtlanticoMX


 Tenemos un pase doble, sólo comenta este post y compártelo, nosotros nos ponemos en contacto contigo 😉 .

 

 


SONIDO GALLO NEGRO SUENA EN EL ATLÁNTICO

IMG_7795

SONIDO

“Juan, oye, la cumbia te está llamando/ escucha mi cumbia rara y goza con alegría…”
La cumbia está llamando | Gastón (El Isleño) Con El Conjunto De Jaime Simanca

No se da cuenta cuando la taquicardia le despierta, con los párpados abriéndose retiene instantes de su sueño, momentos preciados para revivir en los primeros segundos de su madrugada consciente. Sospecha de sus recuerdos, desconoce el día, no le importa la hora, su pecho martillea, su cerebro lleno de arena le pide agua.

Respiraba lento, más de treinta personas se movían frente a él, la banda en el escenario deshace sus ganas de seguir y seguir manoseando a la velada de luces azulosas, respiraba lento. Continue reading SONIDO GALLO NEGRO SUENA EN EL ATLÁNTICO

ATLANTIQUEA!

01_gallo_negro_2014_va


Tropieza. Siente su rostro húmedo, además presiente que un poco de lodo ha quedado en su mejilla. Sigue caminando. Se limpia el rostro. Detiene sus pasos justo en uno de los semáforos de Uruguay.  La luz roja le provoca desesperación. Se limpia las manos restregándolas en su pantalón. Su pantalón ahora tienen una mancha negra. El lodo la seguirá todo el día, toda la noche. Por alguna extraña razón, se lleva la mano a la boca, desliza su dedo anular muy a lo Belmondo y al encontrarse con un poco de saliva y la lengua, saborea la amargura de un lodo, una mezcla que llegó a su rostro vía la caricia del Hechicero. Pasó saliva, la garganta presintió el desenfreno. Se acordó del ritmo de una cumbia muy famosa. Respira de una manera macabra. Camina, busca la cumbia. Continue reading ATLANTIQUEA!