Tag Archives: FICUNAM

FICUNAM 2017


 “Le dijeron que le iban a poner en toda su madre”, “¿Y luego qué pasó?”, “¿Cómo qué pasó?, pues desde esa vez que no lo vemos, se peló, ni en su casa supieron, nada de nada, “¿Ay, ahpoco?”, “Deverdad, enserio, nunca me crees nada”, “maaaa, pues siempre andas con la mentira en los labios”, “oh pues, no te digo”…

Y sí, nadie supo del que se fue… días después tampoco se supo de los dos que hablaban a secretos minutos antes de que comenzara la película, una de esas, de esas que pasan en el FICUNAM.

FICUNAM 2016 | EPITAFIO

Epitafio-e1443310929323


Se escuchan los tranquilos pasos sobre la hierba, la naturaleza espera inmensa. Epitafio. Yulene Olaizola, Rubén Imaz, México, 2016.

Llegan los conquistadores. Tratan de comunicarse con los nativos. Un relato histórico se contará, uno de importancia mayúscula, de resultados terribles, colonizadores. Tres exploradores escalarán el volcán Popocatépetl, afianzados a sus esperanzas,  sus posibilidades de perderse, de extraviar el entendimiento; tres personajes respirando el pesado aire de la trascendencia; una escalada de inicios de la nueva civilización, aquella que quiso destruir varias deidades a su paso. La cámara se acercará a sus personajes, escucharemos sus dolores, sus anhelos, sus tiranas fantasías.

Yulene Olaizola y Rubén Imaz, cineastas mexicanos, se unen para codirigir esta historia; trabajan juntos de manera recurrente, de pronto alguien en el guión, en la cinefotografía, en la producción; en sus colaboraciones suelen acercarse a las historias desde una perspectiva que podría subrayar el instante y el azar en la puesta en escena, en el momento de la interpretación, los movimientos de cámara pretender seguir las acciones de manera fluida, permanecer para observar el momento. Y. Olaizola propuso como opera prima su documental Intimidades entre Shakespeare y Víctor Hugo (2008); Imaz por su parte presentó Familia Tortuga (2006), distintos estilos de acercarse al cine, a la construcción de la trama, mas una cercanía temática, la Ciudad, sus escondrijos sentimentales, sus pequeñas historias en donde la humanidad se rebela ante ella misma, ante su manera de habitar el concreto, de atravesar las calles; además procuraron una dedicatoria a la megalópolis en el videoclip para San Pascualito Rey: Si te vas, en donde un hombre se desarma y revuelca en las calles del Centro Histórico. Después los directores se apartaron de la Ciudad, contaron historias del desencuentro, del re encuentro personal, Cefalópodo (2010) dirigida por Imaz; Paraísos Artificiales (2011) de Yulene Olaizola, que también presentó Fogo (2012) en una versión previa de Ficunam; en Fogo se pueden observar encuadres evocadores, una fría naturaleza en contraste o complemento de una arquitectura inclinada, expresiva en sus casi escombros… un poco de esa mirada, esa forma de construir el encuadre y dotarle expresividad se puede encontrar en Epitafio. Recordamos a San Pascualito y también se hace presente en la película, la música fue concebida por Pascual Reyes y Alex Otaola, integrantes de la banda, adelante insistiremos en la producción sonora.

epitafio-11

Un encuentro inusitado con lo no humano, con las energías contenidas del planeta tierra, atestiguaremos las dolencias de los expedicionarios, los planos les mostrarán mínimos ante el volcán, la grandeza les hará sentirse invadidos de confusión. La fotografía no puede evadir la naturaleza, no quiere, la hace dialogar con los posibles sentimientos de los personajes. La producción de la película se realizó de manera austera en cuanto a equipo y recursos económicos. El Pico de Orizaba y el volcán Popocatépetl fueron los lugares en donde se produjo; las mismas condiciones de producción contagian el tono de la película, se perciben los riesgos, las altas temperaturas, el caminar abruma, la nieve detiene el andar, las respiraciones de los hombres intentan no agotarse, no dejarse vencer por una gélida neblina.

La subida nos comparte también las visiones de los personajes, las súbitas y desesperadas imágenes del ensueño provocadas por el ambiente. Los planos del volcán, sus relieves, nubes girando de manera sublime entre las rocas, provocan un estado de ánimo distinto, observamos a la naturaleza, un instante preciado de su curso, de su andar en los vientos, y también se perciben sus intenciones dramáticas, su juego en la historia, los paisajes se convierten en la fuerza extraña de la tierra, en la materia de esto que habitamos, este planeta, en esta galaxia. De la música se resalta su precisión, su manera de interrumpir la escena y llevarla hacia otros estados de ánimo, los sonidos se suman a la grandeza, al misticismo de la historia, el encuentro con lo otro, lo desconocido; se cruzan varios umbrales, se atraviesan estados mentales irracionales, se pisa un suelo no explorado, temido por los nativos, se llega a los territorios del peligro, de la soledad humana, del querer encontrar un sentido a la vida mediante la trascendencia.

Epitafio3

La expedición busca azufre, es encabezada por Diego de Ordaz, los hombres acatan órdenes de Hernán Cortez. Los realizadores de Epitafio realizaron sus búsquedas en diversos textos históricos, cartas de relación, crónicas, además del manuscrito de Bernal Díaz del Castillo: Historia Verdadera de la conquista de la Nueva España, motivo esencial al concebir la historia. Después de la proyección en Ficunam, Roger Koza celebró a una película mexicana que inmersa en un contexto violento no utiliza o cae en la violencia, y sí, acaso la violencia más cercana es la del dolor humano frente a sí mismo, la capacidad de las mentes de no darse tregua, de seguir existiendo a pesar de las pesadillas, de los otros mundos que aquejan la mente. Evoca a otras violencias, las históricas, la sangrienta conquista. Pero sin duda se aleja de una violencia gratuita, se acerca a los conquistadores de la Historia Nacional, les cuenta seguros de su empresa, valientes, arrogantes ante los respetos y las consideraciones de los habitantes nativos, de los mexicas sorprendidos por el encuentro con el extraño. Se nos ubica en otro tiempo, las pretensiones de construcción de una civilización rondan en las motivaciones de los personajes. Una historia majestuosa, de paisajes enormes, de abismos humanos inmensos, una anécdota de la Historia, de los mitos que construyen un país, dan sentido a ciertas dificultades, a problemas identitarios, mareos de la mente.

Los tres hombres interpretan las dolencias de sus personajes, cargan cansancios, pero se compensan al saberse orgullosos, terribles y capaces de dejar en rescoldos a una civilización. Los realizadores enfatizan en la idea de poder concebir su película como una metáfora de la Conquista, un proceso contado desde muchas voces, muchas cercanas al conquistador, otras resistiendo a una ola tremenda de occidentalismo. Epitafio nos recuerda siglos pasados, reconstruye memorias para conmovernos, recordar un momento cruento de la Historia Nacional, una etapa avasalladora.

epitafio-610x389

Enervado de ego, hundido en los humos de la perdición, conversando con los humores de la natura, con sus vahos, el hombre recita su designio, el coraje se apodera de su voz y declara su intención humana.

Por hoy los Pretextos.


FICUNAM 2016 | MINOTAURO

A026_C003_0101JV


Es algo que no somos, pero no dejamos de imaginar, de pretender alcanzar. Minotauro, Dir. Nicolás Pereda, 2016, México.

Es algo que puede dar sentido a nuestras vidas de tan atroz, tan fantástico, son nuestros concepciones del mundo depositadas en una imagen, una figura. Desde la secuencia inicial se nos avisan las intenciones de la película del director mexicano que se reúne de nuevo con el colectivo de teatro Lagartijas tiradas al sol. La cámara observará la vida de tres personas enclaustradas en un departamento en donde las palabras procuran tener el suficiente eco para arrullar los pensamientos. Hay también otros personajes, aquellos que parecen estar fuera de cuadro, que dan mimos y mantienen vivaz el espíritu de los habitantes de ese espacio de iluminaciones geométricas: cuadrados, triángulos rebanando una porción del sitio, alumbrando elementos de la puesta en escena relevantes para la historia.

En los primeros diálogos Gabino enfundando en un pijama, casi su segunda piel, recrimina por teléfono a otra persona acerca de una enfermedad que dice tener y en realidad no tiene. La vida cotidiana de este personaje transcurre un par de minutos, come algo, lee un poco y queda atrapado en un sueño que esconde cierta fatalidad, una bruma extraña se apodera de los pensamientos del personaje, los libros, las figurillas, el póster en la puerta le observan.

Los dos hombres y la mujer parecen estar atrapados en su cotidiano, la somnolencia les alcanza al terminar el párrafo de un texto, después de aspirar un poco de humo del tabaco, están atrapados entre los ruidos de su día a día, el mundo fuera del departamento sigue su curso y en la habitación la luz quiere mostrarnos el lado ensoñador de estas vidas. Mas, la luz será también su alimento, su energía momentánea, porque después de abrir los párpados el sueño se apoderará de su ser, les arrebatará sus movimientos humanos y los dejará postrados en posiciones oníricas. Perada confesó inspirarse en las personas que duermen en el transporte colectivo, en esos pequeños instantes en donde el cuerpo comienza a dejarse ir hasta estar a la orden del letargo.

minotauro

En cada plano Minotauro nos presenta momentos de una irrelevancia aparente, sin embargo, detrás de cada decisión, de cada movimiento está un interés, una búsqueda por parte del cineasta y sus colegas, se ha decidido presentar la mortuoria situación del hastío, de la desfachatada belleza del aburrimiento, los personajes parecen sentirse atrapados dentro de sus cuerpos, dentro de sus decadencias y sus breves palabras. Transcurren esas vidas en las secuencias cinematográficas y retumba el presente al sentirse citado, al encontrar en Minotauro un reflejo oblicuo que nos sumerge en dimensiones más allá de ese departamento acariciado por la luz solar; la historia es autoreferencia y también crítica de un momento; el director, después de la proyección nos cuenta un poco de dónde surge la historia: le ocupa la comodidad del gremio artístico, su manera de vivir tan ajena a un mundo, a un presente, a una realidad construida más allá de las paredes de un departamento, le ocupaba también hacer mención de ese otro mundo, ese que sale a la calle y trabaja, se gana el sueldo, Pereda se siente incomodado por su entorno y decide plantear una pesadilla, una ausencia de sentido ante la vida, un reiterado sopor provocado acaso por el exceso de tiempo libre.

Se deleita el aburrimiento en el apartamento, deja que la luz se escurra por sus pieles mientras una mujer da de beber a las plantas, los cuerpos no dejan de serlo aún dormidos, se mantienen figura, pose, muerte momentánea, el esqueleto queda rígido y los sueños se apoderan de él. Nicolás Pereda ha decido incluir diversos elementos que denuncian comportamientos de nuestro presente, la plática tensa con un dealer (acaso exista una relación entre el ensueño provocado y el efecto aletargante de los psicotrópicos); el momentáneo olvido de alguna persona conocida, el distanciamiento de los personajes a partir del silencio. N. Pereda, los encuadres y los actores y actrices nos dan el tiempo suficiente para husmear en el plano, para entramar los elementos y darles un significado.

Cuando la luz comienza a faltar entramos en la segunda parte de la película, nos movemos de espacios, estamos en otros lugares, los cuerpos ahora están hartos de sí, de serlo y de serlo así, tan dormitantes, tan pasivos, la penumbra asfixia, provoca temores en los seres que ahora extrañan la luz, los dos hombres y la mujer necesitan a cada segundo de los otros, aquellos que les lavan los dientes, les devuelven a su obligado sueño. ¿Se han convertido en su propio Minotauro? ¿Se estarán devorando a ellos mismos, odiándose hasta el hartazgo? ¿Estarán deseando acabar con su forma humana, con su respiración terrenal? ¿O están perdidos en un laberinto en donde la luz se acaba de a poco así como sus ganas de salir al exterior y mostrarse plenos, errantes, equivocados?

aufm02_zoom

De Nicolás Pereda hemos visionado Juntos (2009), ¿Dónde están sus historias? (2007), Perpetuum Mobile (2009), Los mejores temas (2012), Matar extraños (2013) entre otras películas, historias acaso mínimas contadas desde la reflexión cinematográfica, la propuesta de un cine con ganas de ser visto, de corromper las formas y acercarse mucho a temas cotidianos y contemporáneos; con Minotauro el director mexicano se acerca a un relato fantástico sin perder de vista algunas anomalías del presente. En varias de sus películas el realizador nacido en la Ciudad de México propone el desarrollo de sus historias en diversos espacios, puede ser un poblado en las lejanías de la urbe o en un departamento asfixiante apabullado por los ruidos de la calle, en Minotauro se inclina por los espacios citadinos, las soledades y los ensueños, las posibilidades surreales surgidas de las sombras provocadas por el impacto de la luz solar sobre el marco de una ventana, la angustia creada por una grieta en la pared; también, por supuesto, la angustia de esa falta de luz, del eco de las voces rebotando en los muros de un cuarto. A Pereda y el reparto de Minotauro parece preocuparles su presente, nuestros olvidos, nuestras quejas necias, las insatisfacciones en donde nos atrapamos y nos enredamos para tener un pretexto y ser inmovilidad.

Minotauro nos hace perdernos entre las sombras, nos revive y nos invita un poco de nuestro hastío, de nuestra pesadumbre citadina, nuestro dolor trivial. Una película para verse y quizá sentirse nombrado, enunciado. Peligrosos son los instantes en donde nos vemos así, insensatos, indoloros ante el presente, encerrados en nuestras astucias.

Enfermos de su ingravidez, la luz expone sus cuerpos cansados de tanto descansar.

Por hoy los pretextos.


MINOTAURO
Dirección, Guión y Edición
Nicolás Pereda
Producción y Distribución
Interior XIII
Fotografía
María Secco
Sonido
José Miguel Enríquez
Reparto
Gabino Rodríguez, Luisa Pardo, Francisco Barreiro, Elizabeth Tinoco, Teresa Sánchez

FICUNAM 2016 | CASI PARAISO

Casi-paraíso1


Las coordenadas de una vida por comenzar. Casi Paraíso, 2016, Dir. Pablo Narezo, México.

Los programadores del Festival ubican la película en las vertientes del cine casero, le enmarcan quizá para visionar con más precisión esta historia. Los recuerdos del director comienzan con una anécdota para reír varios instantes, además nuestra vida hiperconectada tiene sus referencias en la presentación de la película. Pablo Narezo confiesa los motivos de su pieza: el nacimiento de su hija. Los hilos de una familia se enlazan a partir de la posibilidad de dejarnos recuerdo, reconvertir nuestros instantes en película, en filme. En Casi Paraíso se yuxtapone la imagen digital con películas de 8mm. En el largometraje de apenas cincuenta y seis minutos se bordean diversos temas que son cercanos a la familia del director, pero además conecta la biografía personal con momentos relevantes en el contexto mundial que son citados mediante las filmaciones hechas durante las vacaciones de la familia de P. Narezo, en lo encuadrado, en los lugares visitados, los tiempos en una República de Cuba de los sesentas, o la majestuosidad de un puerto acapulqueño en los tiempos de regodeo festivo. Continue reading FICUNAM 2016 | CASI PARAISO

FICUNAM 6

IMG_1511


Los rayos le atraviesan las pupilas, o, emana electricidad por los ojos. Una luz roja recorre sus venas, se dispersa hasta repartirse por el cuerpo entero. El hombre usa sombrero, está inmóvil pero le han captado en un momento en que parece electrocutarse. Algo así. El diseño del cartel lo hace el Dr. Alderete. La sala Julio Bracho prende sus luces a medio tono para dejarnos escuchar los detalles del FICUNAM. Eva Sangiorgi dirige por sexta ocasión el festival de cine, una muestra de películas difíciles de ver, se dice en la reunión informativa, detrás en la pantalla parpadea el nombre del festín cinematográfico. Para comenzar se recomienda la retrospectiva de Leobardo López Aretche: cine independiente de los años sesenta, combativo, cuestionador.

La sala de cine llena, invitados, reporteros y equipo de trabajo están reunidos, ahora escuchan al representante del IMCIME, Héctor Ramírez, comparte alegría al mencionar la alianza afortunada entre la institución estatal y el festival, se comenta la cartelera para niños y niñas el sábado 27 de febrero a las diez horas. FICUNAM es un festival diverso en donde distintas generaciones de interesados en el cine se reúnen, ha crecido por la variedad de sus propuestas, el ímpetu y la apertura en el momento de seleccionar las películas participantes, una salida a los estudiantes y aplicados en el cine desde su realización, por supuesto el goce y la reflexión. Eva Sangiorgi nos cuenta los momentos del festival, resalta varios títulos de la Competencia internacional, “Epitafio” de Yulene Olaizola y Rubén Imaz; quizá también, “Chevalier” de Athina Rachel Tsangari. De Ahora México se comentó la participación de Nicolás Pereda (“Minotauro”), Kizza Terrazas (“Somos Lengua”), Bruno Varela (“Motherboard”). La selección de Aciertos. Encuentro Internacional de Escuelas de Cine, invita a curiosear en las producciones de Iberoamérica, México presente. Las imágenes en la pantalla muestran retazos del serFicunam.

IMG_1512

Para los momentos del Manifiesto Contemporáneo se menciona a Sergei Loznitsa (“Sobytie”), Peter Tscherkassky (“Cadáver Exquisito”), la sección presenta películas traídas de todo el mundo, de directores con experiencia en las mañas de capturar la luz. La mayoría de los filmes ubicados en las diversas secciones son premieres latinoamericanas o mexicanas, en diversas funciones se contará con la presencia de directores, realizadoras o programadores del festival. El porvernir y el cine joven del mundo, películas de corta, mediana y larga duración, once producciones para pasar el rato amable en la sala del cine. FICUNAM procura mirar al pasado para extraerle jugos y beberlos en el presente, esta vez presenta retrospectivas desde Portugal, Miguel Gomes (1972); cine desde Georgia, Marlen Khutsiev de noventa años, cine de la Rusia de los cincuentas hasta el dosmilquince. Se recordará al ya recordado Leobardo López Aretche. Habrá discusiones y comentarios en la Cátedra Ingmar Bergman, están convocados Isaac Julien, de quien también se presentará retrospectiva, Phillippe Grandieux, Miguel Gomes. Se preguntará del cine en el 4º foro de la crítica permanente. Habrá un taller del proceso en el documental. Presentaciones de libros. La sede es el Centro Cultural de Ciudad Universitaria, también habrá funciones en la Casa del Lago, Cinematógrafo del Chopo, Cineteca Nacional, Cine Tonalá, La Casa del Cine, Le Cinéma Ifal, Cinépolis Diana y en la red de Faros. Sigue la nostalgia y en el Autocinema se presentará la nueva creación de Sion Sono, “Real Oni Gokko (TAG)”, en las Islas de Ciudad Universitaria, el 25 de febrero, se proyectará “Somos Lengua”. Si quieres saber mucho más y hasta recibir recomendaciones al mover tu Smartphone, entonces baja la aplicación, es gratuita.

ficunam2016

Comienza el 24 de febrero, termina el 1º de marzo. Se encienden las luces. Termina la presentación. Al hombre del sombrero está por explotarle el corazón, desaparece en los rayos emitidos por sus pupilas. Su cabeza no pueda más y escapa del cuerpo, la sangre no alcanza para mantenerle en su sitio.

Más de Ficunam.