Tag Archives: MUSEOS

Festival de Artes Electrónicas y Video Transitio_MX 06 | CAMBIOS COMPARTIDOS

transitio_2015_2_2

Exponerse al constante cuestionamiento, entrar a una sala después de mover con mi mano la tela negra, transitio entre las máquinas, me acerco curioso, algo de precaución, las obras expuestas pueden tocarse, jugarse, uno de los fundamentos de este Festival de arte electrónico y video: el juego, el encuentro del ser humano ante un tiempo concedido a la recreación; transcurrir en los segundos a partir de una capacidad lógica del ser humano. En las paredes se exponen los principios de las diversas categorías de Transitio 2015, en una nos proponen el constante juego de nuestra mente, el ir y venir, los acuerdos y desacuerdos sucedidos entre neuronas y conexiones mentales. Arriesgarse al juego habilitado, no olvidemos, por la máquina, por algo externo al ser humano, es preocupación nodal de la sexta versión del festival. Continue reading Festival de Artes Electrónicas y Video Transitio_MX 06 | CAMBIOS COMPARTIDOS

UNAM INVITA

museos-unam-geek.

No sabía si comprar o no otro regalo, estaba indeciso, sin duda le atacaron los pensamientos en contra del consumismo, aunque ya había comprado un regalo, bueno más de uno porque también le compró a su papá, a su tía, su hermana. Como mala canción repetida una y otra vez, porque hay malas canciones, piensa en una… como esa mala canción repetida miles de veces rondaba por su cabeza el no, no compres, qué mierda comprar, si nunca regalas nada y hoy comprar, como tooooooodos, comprar y comprar, para quedar bien, para sanar tus culpas, para demostrar tus cariños, tus amores, comprar, y bueno, iba caminando, estúpidamente pensando en si comprar otro regalo o no, ¿un libro, ropa, algo para su casa, nada? Miró su rostro preocupado en algún vidrio. Buscó un lugar en donde sentarse, encontró una banca. De su mochila sacó un pedazo de papel y una pluma… No quiero regalarte más que una invitación a los Museos de la Unam, en estos días son gratis, no te arrepentirás

😉

Caminó, hasta encontrarse en un bar con esta canción

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

MUSEO DEL CHOPO Y SU FIN DE AÑO

1463659_10151740426947035_1363847117_n.

Sales del metro Revolución y lo buscas. Puedes preguntar. Los automóviles te pueden decir algunos secretos fugaces, no les hagas caso, te pueden confundir; si te pierdes no importa, los alrededores ofrecen a la ciudad en alguna de sus diversas formas de vestirse, los puestos de comida, las mujeres esperando la voz adecuada, el dinero correcto, la seña precisa; pero no pierdas el punto importante, no te dejes engañar por las voces de las calles. Llegarás, lo sabes, lo sabemos, El Museo Universitario del Chopo te espera.

ANIMALES FANTÁSTICOS

IMG01777-20130826-1636

.

Joyita me vine a encontrar husmeando entre las piernas de la Torre Latinoamericana. Chale, no sé, seguro me sedujo la maldita necesidad de sentirme un poquito impactado, de saberme totalmente mortal, jajajaja, qué risa, totalmente humano, me dieron ganas de saberme bicho del espacio, de la galaxia, jajaja, pobre güey, jajjaa. Las coladeras despedían el olor de nuestros tiempos, de nuestra Ciudad, la sangre podrida del país llegaba hasta el centro, estoy seguro, no porque sea su destino, sino porque es su fluir, y la sangre de nuestro país fluye lento, huele algo raro, se siente en las alcantarillas de Madero, Venustiano Carranza, huele mal, huele a reforma energética, a país teledirigido, a medios engrasando con la manteca más podrida del mundo toda protesta, toda demanda humana, individual. Insistía en sentirme más humano, la mierda sacudía toda mi buena onda, mi hongo tranquilo, quería saberme mortal  ante seres irreconocibles, maravilllosos, invitando a ponerse la máscara un momento y ser de otro espacio.

.

IMG01779-20130826-1637

.

Quería sentirme piel, olerme humano apestoso, grasa congestionándose en la orejas…

Se fue la fetidez para quedar como un recuerdo: dolor de cabeza intenso: calambres de alguna fuerza: estatequietos de la humanidad y su historia. Leonora Carrington murió hace no poco: 2011, 25 de mayo en esta ciudad en donde ahora espían sus animales, sus seres que parecen invensibles ante el viento, ante el hedor de los tiempos modernos. Las esculturas de quien se surró en la realidad por primera vez en su vida en Lancashire, Inglaterra en el año de 1917, me llaman con sus delicadas manos, estoy siendo suyo apenas miro uno de sus dedos apuntando hacia no sé qué sitio, sólo camino y estoy frente a los habitantes de la mente de Leonora Carrington, los acompañantes de una vida viajera, eléctrica. Me llaman sus personajes, no puedo sino, sí, en efecto, sentirme asquerosamente humano, salido de no sé qué anécdota vil, observo, perezco por unos segundos en las curvas de una figura llena abismos.

.

IMG01759-20130826-1630

.

Escapé. Tuve suerte de no hacerme de no convertirme en obscuro bronce, de no quedarme plasmado en el cuerpo de un algo que quiere mostrarme su interior para de inmediato absorber el mío y así poder mirarme reflejado en esas trampas del tiempo vestidas de animales. Sí, fue suerte, dos segundos más habrían bastado para no estar, desvanecerme, ser un asco de güey.

.

IMG01780-20130826-1637

.

A grandes mordidas los tambores de la irrealidad se comían el pasar de la vida. Los animales no lo son más que yo, somos parecidos, su inmovilidad es pasajera, el ritmo de las gotas del cielo hacen que pueda ver los movimientos de esos seres mirando hacia la verdadera nada, esa que no está en el Atrio de San Francisco, tampoco está en la balada de voces combinándose en la calle de Madero; la nada está dentro de ellas, de las figuras, de su creadora que decidió fijar esos ojos en donde la mente hace un pequeño espacio para el vacío, el comienzo.

.

IMG01771-20130826-1635

.

Observo mis manos: tengo escamas; toco mi cabeza y son doradas mis plumas. Me arden los ojos, las pupilas no se dilatan, se convierten en una línea fina color ámbar. Mi boca se hace silencio, calla estruendosas maldiciones; mi lengua siente todos y cada uno de los olores a mi alrededor; paladeo el viento para asegurarme que es el momento indicado. Las nubes me ofertan su cielo. Respiro, mis fosas despiden un ardiente olor a visceras, a carne fresca, doy un brinco, escalo la torre con la agilidad de un grillo, veo la ciudad, es pequeña, me da temor, me huele extraño, me habla en otro idioma. Alerta, sigiloso. Bajo y continúo mi paseo entre la gente. El semáforo de Eje Central me guiña el ojo, escapo.

.

leonoracarr_0.

Por Gallo.
Más de la expo, acá.

VÉRTIGO: DRAWING A LIVE

Por Gallo.

Es una farsa lo que tengo frente a mis ojos, lo visto permanece en el transcurso de los hechos pero no está en ningún lado, no puedo tocarlo y si lo hago sólo siento un vidrio grasoso. Se refleja el hombre que va sentado leyendo algo en un idioma que se lee al revés. Observo cómo se abren las puertas en la estación Balderas. Emputado con mis sentidos, miro dentro del vagón. Un hombre camina buscando los pasamanos, me miro en esos ojos azul celeste ciego, recuerdo que voy a la Galería Vértigo. Drawing A Live (te lo digo de una vez porque el hongo va pa largo: empezó ayer 29 de agosto. Sigue hoy jueves, viernes y sábado).

Es una persona, pero no es, es simplemente su cuerpo tapando la luz del sol. Entro al lugar curioseando el catálogo de discos topándome con varios del rock, del surf, rockabilly, la gran mayoría realizados en México. No me distraigo tanto en otros aparadores, me encuentro de pronto con un par de personas platicando frente a un cuadro de Fupete. No sé quién es Fupete. Vi una pared roja, en un marco blanco reconocí la figura de un tanque de guerra en tonos rojos. Dos monigotes pintados en la pared se cuelgan del cuadro o tratan de alcanzarlo. Fupete es un invento, poesía visual en los insterticios, en las grietas. Así lo dice él, que reclamó la teta un día de 1975 en  Liborno, Italia. Doy un rol despasito por la galeria y observo los dibujos colgados de hilo.   La conferencia está apunto de comenzar.

Se prenden unas luces. El Dr. Alderete, Erika Babbani, Fupete y los representantes del Centro de Diseño de Oaxaca, tenían detrás una ciudad guardada en pequeños cuadros: Colonia Modelo, de Paadin: decía en la pared que sintió frío por primera vez en Galicia, España, en 1975. También en la pared: Colonia Modelo es la particular síntesis gráfica del paisaje urbano que Paadín ha conocido en sus estancias en México. Luego de que acabe la conferencia me levantaré y leeré los títulos de las obras, que harán lo propio para ampliar el sentido. Me salí de la ciudad, en la conferencia se jugueteaba con la idea del artista como aquella persona solitaria, aislada… Fupete se cuestiona ¿quién es el artista? Aquél intocable. Las palabras son a pretexto de por qué hacer un festival de dibujo en vivo. Lizeth Galván, del Centro de Diseño, agregaba esa cuestión de ver al museo como una barrera, que en su experiencia buscaban democratizar los espacios, apropiándose de ellos aunque el INAH (que para eso y más existe) resongue cuando se interviene un sitio con un fin provocador, artístico, actual, cuestionador.

Va el relax…

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Que si alguien quiere preguntar algo. El silencio de esos momentos arrebata la risa. Fupete dice utilizar el dibujo como una herramienta del artista para enfrentar las enfermedades de la sociedad, como acción común lejana a aquel artista despeinado, medio locotrón. Dr. Alderete suma que él era de esos que hacían del dibujo una acción íntima, de concentración. Pero conocer a su colega italiano le dio cosquillas y comenzó a hacerlo en vivo. Por ahí lo hemos visto con el Sonido Gallo Negro repartiendo cumbia… ¿Que si unos mezcales? Pues va…

Quizá una de tantas búsquedas sea poder generar cuestionamientos acerca de nuestro entorno, nuestro presente a partir de nuestra historia, mediante el dibujar, en este caso, en vivo, de manera colectiva, dialogar, quizá, cómo vemos al creador, quién hace la obra, con qué fin… en estos días de falseo informativo, apatía ciudadana común, individualismo y poca preocupación por el medio ambiente (etcétera de cada quien), no viene mal reunirnos para genera estas preguntas, para empezar.

El don decía que si de a diez o de a veinte. El vato ese, que nunca se quitó su casco, preguntó que ¿cómo? para luego decie, a ver de a cinco. Le sirvió menos de la mitad del  mezcalero. Detrás del casco la voz del casco dijo que, nel, que mejor de 20. El ruco le sirvió con la mano cargadita. No podía creer que con tanto calor no se quitara el casco. Luego de pedir el mezcal, caminaba al baño y entraba. Salía, daba el rol por la galería, hojeaba algo, miraba  a la gente. Fue al baño seis veces. No tuve tiempo de averiguarlo pero debajo del casco sin duda existía un rostro. La moto aceleró raspando la calle Colima. Había mucha gente afuera de la Galería Vértigo.