Tag Archives: películas

FICUNAM 2016 | MINOTAURO

A026_C003_0101JV


Es algo que no somos, pero no dejamos de imaginar, de pretender alcanzar. Minotauro, Dir. Nicolás Pereda, 2016, México.

Es algo que puede dar sentido a nuestras vidas de tan atroz, tan fantástico, son nuestros concepciones del mundo depositadas en una imagen, una figura. Desde la secuencia inicial se nos avisan las intenciones de la película del director mexicano que se reúne de nuevo con el colectivo de teatro Lagartijas tiradas al sol. La cámara observará la vida de tres personas enclaustradas en un departamento en donde las palabras procuran tener el suficiente eco para arrullar los pensamientos. Hay también otros personajes, aquellos que parecen estar fuera de cuadro, que dan mimos y mantienen vivaz el espíritu de los habitantes de ese espacio de iluminaciones geométricas: cuadrados, triángulos rebanando una porción del sitio, alumbrando elementos de la puesta en escena relevantes para la historia.

En los primeros diálogos Gabino enfundando en un pijama, casi su segunda piel, recrimina por teléfono a otra persona acerca de una enfermedad que dice tener y en realidad no tiene. La vida cotidiana de este personaje transcurre un par de minutos, come algo, lee un poco y queda atrapado en un sueño que esconde cierta fatalidad, una bruma extraña se apodera de los pensamientos del personaje, los libros, las figurillas, el póster en la puerta le observan.

Los dos hombres y la mujer parecen estar atrapados en su cotidiano, la somnolencia les alcanza al terminar el párrafo de un texto, después de aspirar un poco de humo del tabaco, están atrapados entre los ruidos de su día a día, el mundo fuera del departamento sigue su curso y en la habitación la luz quiere mostrarnos el lado ensoñador de estas vidas. Mas, la luz será también su alimento, su energía momentánea, porque después de abrir los párpados el sueño se apoderará de su ser, les arrebatará sus movimientos humanos y los dejará postrados en posiciones oníricas. Perada confesó inspirarse en las personas que duermen en el transporte colectivo, en esos pequeños instantes en donde el cuerpo comienza a dejarse ir hasta estar a la orden del letargo.

minotauro

En cada plano Minotauro nos presenta momentos de una irrelevancia aparente, sin embargo, detrás de cada decisión, de cada movimiento está un interés, una búsqueda por parte del cineasta y sus colegas, se ha decidido presentar la mortuoria situación del hastío, de la desfachatada belleza del aburrimiento, los personajes parecen sentirse atrapados dentro de sus cuerpos, dentro de sus decadencias y sus breves palabras. Transcurren esas vidas en las secuencias cinematográficas y retumba el presente al sentirse citado, al encontrar en Minotauro un reflejo oblicuo que nos sumerge en dimensiones más allá de ese departamento acariciado por la luz solar; la historia es autoreferencia y también crítica de un momento; el director, después de la proyección nos cuenta un poco de dónde surge la historia: le ocupa la comodidad del gremio artístico, su manera de vivir tan ajena a un mundo, a un presente, a una realidad construida más allá de las paredes de un departamento, le ocupaba también hacer mención de ese otro mundo, ese que sale a la calle y trabaja, se gana el sueldo, Pereda se siente incomodado por su entorno y decide plantear una pesadilla, una ausencia de sentido ante la vida, un reiterado sopor provocado acaso por el exceso de tiempo libre.

Se deleita el aburrimiento en el apartamento, deja que la luz se escurra por sus pieles mientras una mujer da de beber a las plantas, los cuerpos no dejan de serlo aún dormidos, se mantienen figura, pose, muerte momentánea, el esqueleto queda rígido y los sueños se apoderan de él. Nicolás Pereda ha decido incluir diversos elementos que denuncian comportamientos de nuestro presente, la plática tensa con un dealer (acaso exista una relación entre el ensueño provocado y el efecto aletargante de los psicotrópicos); el momentáneo olvido de alguna persona conocida, el distanciamiento de los personajes a partir del silencio. N. Pereda, los encuadres y los actores y actrices nos dan el tiempo suficiente para husmear en el plano, para entramar los elementos y darles un significado.

Cuando la luz comienza a faltar entramos en la segunda parte de la película, nos movemos de espacios, estamos en otros lugares, los cuerpos ahora están hartos de sí, de serlo y de serlo así, tan dormitantes, tan pasivos, la penumbra asfixia, provoca temores en los seres que ahora extrañan la luz, los dos hombres y la mujer necesitan a cada segundo de los otros, aquellos que les lavan los dientes, les devuelven a su obligado sueño. ¿Se han convertido en su propio Minotauro? ¿Se estarán devorando a ellos mismos, odiándose hasta el hartazgo? ¿Estarán deseando acabar con su forma humana, con su respiración terrenal? ¿O están perdidos en un laberinto en donde la luz se acaba de a poco así como sus ganas de salir al exterior y mostrarse plenos, errantes, equivocados?

aufm02_zoom

De Nicolás Pereda hemos visionado Juntos (2009), ¿Dónde están sus historias? (2007), Perpetuum Mobile (2009), Los mejores temas (2012), Matar extraños (2013) entre otras películas, historias acaso mínimas contadas desde la reflexión cinematográfica, la propuesta de un cine con ganas de ser visto, de corromper las formas y acercarse mucho a temas cotidianos y contemporáneos; con Minotauro el director mexicano se acerca a un relato fantástico sin perder de vista algunas anomalías del presente. En varias de sus películas el realizador nacido en la Ciudad de México propone el desarrollo de sus historias en diversos espacios, puede ser un poblado en las lejanías de la urbe o en un departamento asfixiante apabullado por los ruidos de la calle, en Minotauro se inclina por los espacios citadinos, las soledades y los ensueños, las posibilidades surreales surgidas de las sombras provocadas por el impacto de la luz solar sobre el marco de una ventana, la angustia creada por una grieta en la pared; también, por supuesto, la angustia de esa falta de luz, del eco de las voces rebotando en los muros de un cuarto. A Pereda y el reparto de Minotauro parece preocuparles su presente, nuestros olvidos, nuestras quejas necias, las insatisfacciones en donde nos atrapamos y nos enredamos para tener un pretexto y ser inmovilidad.

Minotauro nos hace perdernos entre las sombras, nos revive y nos invita un poco de nuestro hastío, de nuestra pesadumbre citadina, nuestro dolor trivial. Una película para verse y quizá sentirse nombrado, enunciado. Peligrosos son los instantes en donde nos vemos así, insensatos, indoloros ante el presente, encerrados en nuestras astucias.

Enfermos de su ingravidez, la luz expone sus cuerpos cansados de tanto descansar.

Por hoy los pretextos.


MINOTAURO
Dirección, Guión y Edición
Nicolás Pereda
Producción y Distribución
Interior XIII
Fotografía
María Secco
Sonido
José Miguel Enríquez
Reparto
Gabino Rodríguez, Luisa Pardo, Francisco Barreiro, Elizabeth Tinoco, Teresa Sánchez

FICUNAM 6

IMG_1511


Los rayos le atraviesan las pupilas, o, emana electricidad por los ojos. Una luz roja recorre sus venas, se dispersa hasta repartirse por el cuerpo entero. El hombre usa sombrero, está inmóvil pero le han captado en un momento en que parece electrocutarse. Algo así. El diseño del cartel lo hace el Dr. Alderete. La sala Julio Bracho prende sus luces a medio tono para dejarnos escuchar los detalles del FICUNAM. Eva Sangiorgi dirige por sexta ocasión el festival de cine, una muestra de películas difíciles de ver, se dice en la reunión informativa, detrás en la pantalla parpadea el nombre del festín cinematográfico. Para comenzar se recomienda la retrospectiva de Leobardo López Aretche: cine independiente de los años sesenta, combativo, cuestionador.

La sala de cine llena, invitados, reporteros y equipo de trabajo están reunidos, ahora escuchan al representante del IMCIME, Héctor Ramírez, comparte alegría al mencionar la alianza afortunada entre la institución estatal y el festival, se comenta la cartelera para niños y niñas el sábado 27 de febrero a las diez horas. FICUNAM es un festival diverso en donde distintas generaciones de interesados en el cine se reúnen, ha crecido por la variedad de sus propuestas, el ímpetu y la apertura en el momento de seleccionar las películas participantes, una salida a los estudiantes y aplicados en el cine desde su realización, por supuesto el goce y la reflexión. Eva Sangiorgi nos cuenta los momentos del festival, resalta varios títulos de la Competencia internacional, “Epitafio” de Yulene Olaizola y Rubén Imaz; quizá también, “Chevalier” de Athina Rachel Tsangari. De Ahora México se comentó la participación de Nicolás Pereda (“Minotauro”), Kizza Terrazas (“Somos Lengua”), Bruno Varela (“Motherboard”). La selección de Aciertos. Encuentro Internacional de Escuelas de Cine, invita a curiosear en las producciones de Iberoamérica, México presente. Las imágenes en la pantalla muestran retazos del serFicunam.

IMG_1512

Para los momentos del Manifiesto Contemporáneo se menciona a Sergei Loznitsa (“Sobytie”), Peter Tscherkassky (“Cadáver Exquisito”), la sección presenta películas traídas de todo el mundo, de directores con experiencia en las mañas de capturar la luz. La mayoría de los filmes ubicados en las diversas secciones son premieres latinoamericanas o mexicanas, en diversas funciones se contará con la presencia de directores, realizadoras o programadores del festival. El porvernir y el cine joven del mundo, películas de corta, mediana y larga duración, once producciones para pasar el rato amable en la sala del cine. FICUNAM procura mirar al pasado para extraerle jugos y beberlos en el presente, esta vez presenta retrospectivas desde Portugal, Miguel Gomes (1972); cine desde Georgia, Marlen Khutsiev de noventa años, cine de la Rusia de los cincuentas hasta el dosmilquince. Se recordará al ya recordado Leobardo López Aretche. Habrá discusiones y comentarios en la Cátedra Ingmar Bergman, están convocados Isaac Julien, de quien también se presentará retrospectiva, Phillippe Grandieux, Miguel Gomes. Se preguntará del cine en el 4º foro de la crítica permanente. Habrá un taller del proceso en el documental. Presentaciones de libros. La sede es el Centro Cultural de Ciudad Universitaria, también habrá funciones en la Casa del Lago, Cinematógrafo del Chopo, Cineteca Nacional, Cine Tonalá, La Casa del Cine, Le Cinéma Ifal, Cinépolis Diana y en la red de Faros. Sigue la nostalgia y en el Autocinema se presentará la nueva creación de Sion Sono, “Real Oni Gokko (TAG)”, en las Islas de Ciudad Universitaria, el 25 de febrero, se proyectará “Somos Lengua”. Si quieres saber mucho más y hasta recibir recomendaciones al mover tu Smartphone, entonces baja la aplicación, es gratuita.

ficunam2016

Comienza el 24 de febrero, termina el 1º de marzo. Se encienden las luces. Termina la presentación. Al hombre del sombrero está por explotarle el corazón, desaparece en los rayos emitidos por sus pupilas. Su cabeza no pueda más y escapa del cuerpo, la sangre no alcanza para mantenerle en su sitio.

Más de Ficunam.

DISTRITAL | SANTA TERESA Y OTRAS HISTORIAS

Captura de pantalla 2016-01-29 a la(s) 15.16.36


Un relato audiovisual en donde los hilos de lo contado se van extraviando, se suman las consecuencias de lo previo, en otras ocasiones se desvanece lo antes visto. Santa Teresa y otras historias (2015, E.U.A., México, República Dominicana) Dir. Nelson Carlo, comienza en donde una Virgen descansó su mirada, donde le hicieron descansar sus brazos. En charla después de la función, Nelson Carlo de los Santos Arias nos cuenta que le interesaba partir, retomar la idea de un país, un territorio en donde las mujeres son perpetradas como la divinidad, pero también son tratadas de manera desigual. La película nos presenta diversos personajes, se usan rótulos con los nombres, ficticios o no, de alguien, los títulos y textos aparecen como sugerencias en una historia de historias, en un vaivén de imágenes de vez en cuando acompañado de una voz en off, sonidos de alguna histeria en movimiento: vientos golpeando el micrófono, palabras en voces femeninas.

Hay diversas referencias, podríamos ubicar lo relatado en algún sitio, pero no es el interés del realizador, a él le ocupa construir su propia manera de contar, desatada de los lazos de la narrativa común. Nelson Carlo hace cine desde su vida, su entorno, desde su manera de ser dominicano, su estar en el mundo. Santa Teresa y otras historias deviene en un viaje por diversos espacios, podría decir -atrevido-, que también por los espacios mentales del realizador. Una película personal, sí, pero también breves historias capaces de evocar alguna situación del presente. Aparecen muxes, una transformación se manifiesta, lo femenino, la mujer, los tantos atributos de la femineidad no sólo presentes en las damas abarcan gran parte de este entramado audiovisual.

Captura de pantalla 2016-01-29 a la(s) 15.17.39

Las historias quieren seguir a un detective a quien le preocupan asesinatos de mujeres, feminicidios del siglo veinte, violencias y odios intolerables para una humanidad que se jacta de vivir en la modernidad, y hasta quiere explicarse en el posmoderno. De los Santos Arias no cuenta que su cine también tiene algo de poscolonial, de crítica a un discurso dominante en el cine, también intentar retomar aquello que puede considerarse como propio, en la charla dijo moverse, quizá, en una estética de lo mulato, una manera de habitar y ubicarse en el mundo, en Latinoamérica. El relato audiovisual evoca a Roberto Bolaño y personajes de su novela 2666. La película atraviesa las formas narrativas clásicas, asume una relación con diversas expresiones artísticas, propone la imagen como fuerza en sí, como incitación a partir de lo grabado, lo filmado, de lo visto. La pantalla se achica, no quiere ir tras los estándares de los formatos amplios; la cámara se mueve, atrapa diversas insignificancias del cotidiano, se arma una historia en conjunto, el espectador (yo) no sólo espera las imágenes, trato de acomodarlas, de proveerles de más de un sentido, de configurar emociones a partir de lo visionado y escuchado. Los textos que se leen en voz off, o por algún personaje, fueron escritos por el director, quien ubica su manera de expresar dentro de un pensamiento dominicano, un ir y volver al hablar, vueltas a las conversaciones, regresiones en una charla, en una reflexión matutina, el realizador quiere expresarse de una manera genuina en donde su contexto le acompaña, le arropa, le cuenta secretos. Además, se considera de las periferias de su país y busca aprovechar la invisibilidad que da el ser de la periferia, trata de retar lo establecido en las narrativas, en las temáticas, o simplemente hacer desde ese lugar, que es otro, con sus muchas y diversas maneras de construir el cotidiano.

Una niña sentada afuera de su casa nos lee varias sentencias a manera de confesión, declaración de principios, pistas… varios párrafos de una o varias historias, vidas, seres que pudieron existir, existen, existirán y tienen que reclamarle algo a nuestros tiempos.

Por hoy los pretextos.


bb78196bdfe49f49723fbb211ccb8a98

Santa María y otras historias. | E.U.A., México, República Dominicana | 2015 | 65´| color | Dirección: Nelson Carlo De Los Santos Arias | Guión: Nelson Carlo De Los Santos Arias | Producción: TituáFilms | Fotografía: Nelson Carlo De Los Santos Arias | Edición: Nelson Carlo De Los Santos Arias | Reparto: Marie-Aimé Montalembert, Meghan Cuevas, Priscilla Lazaro, Cristina Kahlo, Judit Gómez


DISTRITAL | LA CARIDAD

LCaridad_022


Se enciende la cámara, comienza la celebración. La caridad, Dir. Marcelino Islas, 2014, México.

Una fiesta de encuentros con la nostalgia, con el desamparo y la búsqueda de una razón para seguir en este cambio de lunas y soles. Una fiesta grabada en una cámara casera nos presenta a los personajes, al matrimonio feliz en su aniversario, una introducción al relato vía una tradición de las sociedades modernas, la cámara registra y aguanta hasta compartirnos alguna llave para abrir esta experiencia audiovisual: una anciana cuenta una fábula, una anécdota, una experiencia en donde la caridad es el motor de lo contado. Se apaga la cámara. Aparece el título. Volvemos al formato de alta definición, el cuadro nos presenta un desastre. Un choque automovilístico de grises consecuencias.

Un hecho lamentable hace un llamado a los cercanos, a la familia. Después de la proyección el reparto y los directores se mostraron satisfechos por el resultado, Verónica Langer se dijo confiada al ser un proyecto bajo la observación de Marcelino. La actriz mexicana interpreta a una maestra de primaria, Angélica, esposa de José Luis; una mujer buscando salir de un constante remolino, huir del humo del tabaco revolviéndose en alguna habitación. En la charla posterior también nos hablaron de la coincidencia de trabajar con Jaime Garza, a quien también se le amputó una parte de la pierna; la representación del personaje es noble hasta el quebranto, no existe exageración, los silencios, murmullos, tonos de voz, miradas otorgan sensaciones a la escena, el hombre ante la pérdida y el cambio, el hombre que busca no arrumbarse y salir a caminar, que encuentra los motivos en una piel: arena de paraísos mentales. Eva (Adriana Paz) corrompe los tratos hacia una persona en recuperación, no tiene piedad, ayuda y entrega brusca sus intenciones, sus formas de ser, no es el estereotipo de la enfermera, es la madre soltera trabajando, ocupándose de su vida, enfrentando a un paciente más en su rutina. Jaime Garza y su José Luis se niegan a dejarse derrumbados, a quedarse en el pasado, se levantan y sonríen, se buscan motivos para andar de nuevo en la vida.

55a6ab13e014bLCaridad_029

Verónica Langer se dijo sorprendida por la capacidad de Marcelino Islas para entender a personajes adultos, mayores, en otros momentos, en diversas búsquedas, adentrándose en un esquema de lo que debe ser adulto. La película previa del director, Martha (2010), afirma el comentario y los motivos del director que se atreve a mirar otras problemáticas desde su momento, pero también se arriesga a provocarnos con la historia de varios seres humanos, sus pérdidas, sus reclamos. Un periodo malo, una rachita negativa atraviesan los personajes de La Caridad. En este segunda película, la cámara es más inquieta, propone diversas maneras de sentir el plano, de seguir lo que está sucediendo, completarlo y quizá llevarlo a otras evocaciones. La historia nos propone las ensoñaciones de los personajes, sus desesperaciones. Sí, la película en general trata de observar las problemáticas, de dejarlas ser. Continue reading DISTRITAL | LA CARIDAD

DISTRITAL | LUCIFER

Lucifer_web_2_1


Un círculo para no escapar. Lucifer, Dir. Gust Van den Bergue, Bélgica, México, 2015,108min.

Las nubes anuncian el inicio, la música acompaña el nacimiento de una historia, de un ser también, un personaje retomado de diversas mitologías occidentales, una figura relacionada con el mal, con la duda, el perderse en egoísmos; las voces y la música celestial dicen que todo juicio es inútil. Lucifer (Gabino Rodríguez) es llamado por la voz terrenal, las campanadas anuncian recepción de la plegaria. La pantalla muestra la historia en tondoscope, técnica en la realización audiovisual que no sólo permite mirar los sucesos a través de un círculo, sino, otorga diversas sensaciones, el director comentó después de la función varias de las razones: no se había experimentado con la forma de la pantalla, al estar dentro del volcán Paricutin –en donde se grabó la película- y mirar al cielo, percibió una sensación de totalidad, de saberse sumergido y arriba las nubes aprisionando; al director le interesa la historia del círculo en diversas culturas; el círculo también le proporcionaba una idea de paraíso de totalidad, lo que es y estamos mirando. Paraíso pisado por Lucifer en una historia que muestra los alrededores de un poblado mexicano en Michoacán. Continue reading DISTRITAL | LUCIFER