Tag Archives: RADIO TEXTUAL

RADIO TEXTUAL | LA MUJER EN LA VENTANA

Le dijeron, órale menso, ponte a jalar, le dieron un puñetazo en el hombro derecho… entonces salió de su letargo, dejó de mirar a la señora de setenta años sentada cerca de la ventana del cuarto piso, sacudió la cabeza, apresuró varios parpadeos…

Un helicóptero tasajea los nervios de unos espantados cúmulos de nubes que esperan ansiosos la noche.

Trrrrrrrrrr…… Las ventanas de los edificios vibran al sentir el viento que deja desperdigado la obscura aereonave.

A la abuela le está dando miedo la vida… yo le dije que no hay tos, que se aliviane, que las cosas pasan, también le dije que algún día nos vamos a morir, que se dejara de cosas, que mejor se pusiera a bailar esta canción:

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.


 

HJS

 

RADIO TEXTUAL | REFLEJO

Sentadas sobre una banca de piedra dos niñas conversan:
-¿Qué tienes ahí?
-¿Dónde?
-Ahí...
-¿Es nego?
-Sí...
-Es mugue...
-Límpiate.
Frente a ellas una persona camina con el teléfono celular cerca de su oreja izquierda. “Ya sé… voy caminando… ya sé… apenas voy a juntar para mi renta, ya sé…” su gesto de hombre no concuerda con la voz y actuar de mujer. El clima del ambiente está en sus ganas más depresivas, respira frío y deja un aroma de pavimento mojado, de charcos acumulando males... La persona camina sobre el suelo de baldosas pálidas de la Alameda Central, frente a la persona dos policías dan su rondín matutino. Comenzó a llover. Poco, unas gotas casi imperceptibles. La persona supo que llovía cuando miró su reflejo en el agua estancada de una fuente. Miró durante un largo rato, ahí, en el agua, su figura deformada por las gotitas de desesperación acuosa... un vago se le acercó, tenía el puño de la mano derecha pegado a la boca, cantaba y se perdía en los aironazos gélidos de otra mañana en la ciudad, cantaba... yo me pregunto, para qué sirven las guerras, tengo un cohete en el pantalón, vos estás tan fría, como la nieve a mi alrededor, vos estás tan blanca...

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Hipólito Juárez Saavedra

RADIO TEXTUAL | MALVADOS CAMINOS

-¿Cómo estás?... Eso... ¿Estás por la casa?.. Ya, es que te estamos buscando porque pues, valió madres, nos echaron y el Tito quería pedirte un paro, o sea, es que ves que vendió un coche al Güero, y todo, pero ahora no quiere pagárselo, tons te andamos buscando para ver si nos haces un paro para ir y pararle un topón a ese vato, ¿cómo ves?... sí, es que, pues ya querían que tuviéremos licencia federal, pero pues no traíamos dinero y ya nos echaron, ¿tóns cómo ves?... te paso si quieres al Tito...

-¿Bueno?... ¿Qué pasó?, pues mira, no nos echaron, nomás valió madres porque no teníamos licencia y pues sin varo, pero ese wey me debe una plata, se la he cobrado pero no quiere pagar, ya le dije varías veces pero dice que no y hasta se desaparece, tons con ese varo, le digo acá a tu carnal, que podríamos pagar la licencia y listo, ¿cómo ves?... Pues sí, te digo que se hace, nomás vamos varios, que nos vea así a varios... ¿Cómo?... Como veas, si quieres con cuete, si quieres así, la cosa es que nos vea a varios y así afloja... sí, vamos y con eso pagamos...¿mande?...Estamos acá, por la casa, ya vamos a tomar el pesero, sí, llegaremos como en quince minutos...sí, ¿tú por dónde andas?... Ah, va, es que ese wey vive por la prepa, sí, pues si quieres te esperamos, nosotros ya estamos cerca, sí, tons...¿Cómo ves?

En la galaxia dos astros tremendos se acercaban lo suficiente como para devorarse y perderse en pasiones luego de años, años, de no percibirse así, tan cerquita, tan con ganas de desaparecerse y hacerse obscuridad. La llamada terminó y aquellos dos esperaron poder asustar al Güero y tener lana para la licencia. Provocando la desesperación un camión de transporte público frenó frente a ellos que viajaron esuchando las selecciones musicales del conductor.

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Hipólito Juárez Saavedra

 

RADIO TEXTUAL | TARDE


Seis de la madrugada en el reloj, la obscura madrugada en la ventana, enciendo la pipa, el tiempo se compacta, los sonidos me atraen al mundo...

Martillazos en la pared, desesperados, atrapando la quietud en sus ecos, tantas gastadas energías, tanto esfuerzo y la pared cayendo.

Arriba otro golpe: una silla cae, afuera enciende la bomba de agua, el jazz es apabullado por el ruido del motor, la música se esfuerza y suena rasposa, obscura.

Llega tarde. Se desespera. Es común que llegue tarde. No se sorprende. Se desespera para no sentir explosiones en su interior, llega tarde y se anula en el tiempo de los humanos. Llega tarde, se mira en él, en sus adentros, en sus perdiciones, se mira manecillas perezosas, arena cayendo en un reloj de delgado vidrio; no deja de reclamarse, y aún para eso, llega tarde.

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Hipólito Juárez Saavedra.

RADIO TEXTUAL | ESCRIBIR


Escribo esto, para ti, con mis pensamientos derramados en Insurgentes, los monstruos rojos intentan llevarse algunas melancolías, pero no se van, garrapatas del mal dormir. No se van. Te escribo porque se supone que no me acuerdo de ti, porque no te pienso, porque intento desaparecerte de manera desesperada. Te escribo sin querer hacerlo. Te escribo en otro sitio, en otro tiempo, te escribo repitiendo, repitiéndote, repitiéndome. Te escribo tinta, te escribo palabras, te escribo todo el mal sabor, te escribo y me repito. Te escribo sin encontrarme. Con los ruidos de la Ciudad pisándome el cerebro.
1. San Pascualito Rey | Te Voy A Dormir     

Hipólito Juárez Saavedra.