Tag Archives: RELATO

AHÍ VIENE

-¿Usté no es de acá, ve’a?
– No…
– Se le nota…
– ¿Por?
– Como habla… ¿es del sur?
– No… del centro…
– Ya… es muy fácil darse cuenta, ¡mmaa!… a nosotros nos reconoces pronto… rapidito… y por la coca… ¡mmaaa! Por la cocacola, nos encanta la cocacola, rapidito se dan cuenta, nos encanta la coca con pan, con todo, con todo la tomamos…
– Mmm….

Las insistentes gotas chocaban con el improvisado río que apresuraba su ritmo sobre la calle. Mujeres y hombres caminaban en las banquetas, de sus cabellos escurría el agua del mundo, el agua de la galaxia. El camión se iba a tardar, la lluvia, bien lo dicen, cambia el ritmo de la vida, la cadencia del existir se modifica cuando llueve, cuando la piel se eriza, cuando el ánimo se siente conmovido, desconcertado.

-…ya llevo rato y no pasa… ¿usted cuál toma?… a ver… ¿ése qué dice?
– Margaritas…
– Ah no… no, yo estoy esperando el Villa… ya tardó el Villa…
– ¿Sí…?
– Sí, ya tardó pues, ¿ése qué dice?
– Péreme no veo… dice… dice Issste…
– No… menos… no… de regreso sí me queda, pero ahorita voy a trabajar….
– Mmm….
– Sí… pero ya voy tarde… es que esta lluvia nomás no deja… no deja… y pues tengo que ir a trabajar, antes sí me quedaba ir en el Issste, pero ya no…
– Mmm…
– Y la lluvia está calmita, ¡mmma!, con la inundación estuvo peor…
– ¿Mucho peor?
– Mucho… en mi casa pusimos los sillones afuera, nomás afuera, así, no nos quedamos con nada, con nada, nomás faltó tantito para que cubriera toda la casa… nos quedamos con nada…
– ¿Nada?
– Nada… deberían suspender las clases cuando llueve así, no cesa pues, no deja…nomás no deja…
– No pues sí…
– ¿Ése qué dice?
– Orita le digo… mmm… no, no es, pero el de atrás sí dice Villa…
– Bueno, pus como sea ya ahí viene…
– Pues sí… Ahí viene…

Infatigables sus respiraciones… ambos, abordaron el transporte. Plap, plap, plap, plap, plap, plapplapplapplapplapplapplapplap, la lluvia insistía con la tonada, la Ciudad intentó no ahogarse en sus húmedas penas.

__________________

HJS

LA APARICIÓN DEL CABALLERO ÁGUILA


Ocurre que es una tarde de pieles ardiendo. Una tarde en la Ciudad, caminas sobre la banqueta de Río Churubusco, no te la crees que hay un río entubado, neta no te crees el calor, la desesperación en los neumáticos, el pavimento evaporando sudores celestiales.

El camión de Izazaga te deja cerca de Pino Suárez, cruzas el puente, el mercado, caminas un rato y llegas al Centro, cuando llegues ahí te espantarás al ver tu sombra reflejada en una piedra obscura del Templo Mayor.

-Pero… si me lo reduces a tres días por la mañana, sólo me dejas… o sea… pocos días…
-Sí, pero… trabajas, y no puedes otros días, yo no puedo faltar esos días…
-Sí… me lo complicas…¿sabes cuándo hay menos gente?… es que… no…no quiero formarme…no…
-No sé, supongo esta semana no habrá gente…
-Es que no… no…

Tienes hambre. También estás molesto. La plática de ese par no te preocupa mucho. Ellos ni te miran, intentan resolverse, ni te pelan. Bajas del Izazaga, caminas, subes el puente… El dolor de estómago, no es dolor, son nervios, caminas. Al llegar a Templo Mayor escuchas un aleteo discreto, se convierte en zumbido, sientes que tu cuerpo se eleva, lento, liviano…

RADIO TEXTUAL | EXTRAÑA COSA


¿De dónde viene esta extraña cosa? Ésta insatisfacción de los días y las nubes grises, ¿de dónde viene la desidia, el arrebato en la sangre, de dónde viene esta innombrable manera de estar, de sentirse, de dónde vienen estas arañas que se me trepan en el cerebro, me caminan dentro del estómago, me lastiman los ojos, de dónde, de dónde estas malditas energías que me hacen tensar los músculos, de dónde esta rigidez, este estar acobardado...

-¡Cámara Nabor deja de estar pendejeando y chíngale a la tablaroca!

Entre una bruma blancuzca suena un cumbión que hace vibrar las emociones.

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Hipólito Juárez Saavedra.