Tag Archives: TSF

DEBRAYE


¿De qué se trata esto? Le tiemblan las manos, parpadea lento, cada vez más lento, se siente cansado, las piernas le responden de manera inusual, se seca con el dorso de la mano derecha las gotas de sudor frío que se acumulan en su frente.

-Nada más estás debrayando mano, ya mejor párale, siéntate y tómate una coca…
-Bien picada… 😉 No, guácala, una coca, mejor agua mano, o un traguito de atole…
-Úfale, pero sí date algo, mano, sí te ves acá destrozadón…
-Cero, nada, es la vida atravesándome por las venas, cero, no andes diciendo, cero debraye, cero desfase, cero con tus ondas…
-Na, para mí que sí andas así en algo raro… pero pues vas, date, tú sabrás…
-…yo sabré yo sabré… qué actitud mano, qué actitud, increible… pero bueeee….

Su cuerpo comenzó a hervir, la neblina invadió el entorno, una espesa sensación, un frío en aumento les congelaba la sangre… ¿de qué se trata esto? Ambas personas se abotonaron sus abrigos obscuros, agacharon la cabeza, metieron las manos a los bolsillos de sus pantalones, caminaron hasta llegar al límite, en donde se acaban los faroles y no hay más iluminación artificial. En la esquina de Insurgentes, dieron vuelta a la derecha. La luna azul, esta vez más azul que nunca, suspiró, tremenda, tramposa, insensata…


HJS

 

RADIO TEXTUAL | DÍMELO


Dímelo otra vez / ¿Qué? / Ya sabes, dímelo otra vez… / No quiero / ¿Y ahora por qué no quieres? / Porque no, porque así es la cosa, ya sabes, así es… / Dímelo, en serio, no me acordaba, pero me acordaré / Ya no importa / No digas eso… / ¿Qué quieres que diga? /… Algo, que me digas… /…/ ¿Ya viste?, ése edificio, ya lo están derrumbando… / Mjm… / Ya… ya dime… / ¿Qué te digo? /… Agh… me desesperas…

El chofer del camión le puso en random mientras los dos jovenes seguían sentados platicando. Después pensó: la canción que salga, la primerita que salga me va a dar dosquetres respuestas… estoy harto…
Le metió tercera a la máquina en el carril de alta de avenida Universidad, le subió recio al volumen…

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

I dig You | The Cure


HJS

 

 

OTRA DIMENSIÓN


Consuelo anota en su libreta cuántos yakults ha vendido, el lápiz intenta dejarse legible en la hoja de raya.

El señor de chamarra negra y hombros caídos carga los huesos de chamorro de puerco en una bolsa verde de plástico.

Ambas personas se van a encontrar pero no se mirarán, sin embargo sentirán el mismo pellizquito en la espalda, la Ciudad seguirá en sus fríos, en sus casquivanas pretensiones de hacer del ambiente una escenografía del hartazgo, del terror. Ambas personas se van a ignorar en este mundo, en esta dimensión. Pero en otra, en otro espacio, en otra atmósfera, en otra manera de inventar el tiempo, se van a mirar el uno al otro y se harán varias preguntas, tendrán temor de contestarse, tendrán temor del olvido. En ese otro modo de existir el calor arañará la piel, provocará ardor en las pupilas.

Consuelo jala el carrito cada vez más liviano. El Señor de chamarra negra pensará en su perra buscando por las mañanas un rayo ínfimo de sol. La Ciudad tendrá ganas de estornudar apenas le llegue el olor de asfalto quemado por las mañanas.


HJS

ENREDO


Me despierto y el dolor de cabeza ha desaparecido, una luz de inspiradores tonos amarillos conversa con varias aves de negro plumaje, la Ciudad trata de no ser tan tremenda; los vecinos vuelven a los ruidos, al azote de muebles, sus voces rebotan en los vidrios de las ventanas, me llegan sus sonidos incomprensibles, su humanidad, su tedio, sus ganas de pisar pesado, fuerte. En la calle la camioneta y la voz de la niña, el camión del gas. 

Una pausa y el entorno cambia, una mordida de la muerte me despierta, una potencia extraña, la cabeza me retumba, me da vueltas de manera torpe.

Escribe la mitad de un cuerpo, escribe el lado no entorpecido del ser, el lado no tumefacto, el aullido de la vida. Escribe ése lado.

Hipólito Juárez Saavedra

ENAMORARSE

Cae. Su cuerpo golpea el suelo del metro. La noche escucha el tronar de sus huesos, los de la mano. No sabe en dónde está, no quiere saberlo. Una policía se acerca, agacha su cuerpo y trata de revivirlo. No murió, estuvo vivo, más vivo, aguerrido, aferrado a este mundo. La policía no tuvo respuesta, le golpeó las mejillas, le habló muy cerca... la policía sintió una atracción, agachada se acercó a ese rostro y lo besó, primero la mejilla, después la frente, al final los labios, un largo beso; las personas observaban de píe, la policía no sabía qué extraño impulso le había motivado.

El hombre se levanta alarmado. La policía se retira para seguir su rutina.

Hipólito Juárez Saavedra.