09/23/2021

THE SPACE FARM

ComunidadAudiovisual

EL ACTO DE MATAR

vlcsnap-2013-06-16-11h53m38s119

EL ACTO DE MATAR | DIR. Joshua Oppenheimer | Dinamarca | 2012 | Fotografía: Carlos Mariano Arango de Montis, Lars Skree | Edición: Niels Pagh Andersen, Janus Billeskov Jansen, Mariko Montpetit, Charlotte Munch Bengtsen, Ariadna Fatjó-Vilas Mestre| Sonido: Gunn Tove Grønsberg, Henrik Gugge Garnov |

Seis mujeres saliendo de la boca abierta de un enorme pez negro, seis sirenas doradas bailando sobre lo que podría ser la lengua del pez, seis mujeres vestidas de rosa bailan mientras un hombre gordo vestido de mujer las dirige, o seis mujeres frente a una enorme caída de agua, un paisaje hermoso, el gordo travesti en un brilloso traje de cabaret y a su lado un hombre envuelto en una túnica negra, una voz: “Más felices, tienen que verse felices de verdad”. Escenas que parecen salir de una comedia musical de muy bajo presupuesto y que son el marco, el ornamento de una historia real, con personajes brutalmente reales, Indonesia es el escenario y el pasado, su presente.

El golpe de Estado en 1965, vio nacer a estos personajes, los hizo héroes, sanguinarios vencedores. ¿Qué recuerdan ellos de esos días, de aquel momento? ¿Cómo viven sus recuerdos escondidos?

El acto de matar es el resultado de una especie de experimento, estos paramilitares asesinaron a más de medio millón de “comunistas” durante el golpe militar ¿Cómo lo hicieron? ¿Por qué lo hicieron? ¿Qué imagen tienen de sí mismos? Todo se va esbozando, lo vamos averiguando en cada entrevista, en las pláticas, los paseos por la ciudad, pero la realidad se descubre y al parecer es revelada por ellos mismos a través del cine, de su lenguaje, de los géneros cinematográficos, del guión, del maquillaje, de su pasado hecho ficción.

El documentalista guía a los personajes a volcar sus recuerdos, sus remordimientos y miedos y los pone en un fuerte contraste con la realidad del país en el cual los comunistas siguen siendo despreciados (los que aún viven en Indonesia), donde el golpe de Estado consolidó a un gobierno que continúa hasta nuestros días, donde (como en muchos otros países) la democracia es un teatro y la gente con poder, lo puede todo; un país donde las fuerzas paramilitares, aquellas que torturaron y asesinaron, siguen trabajando de la mano con el gobierno y aglutinan a millones de habitantes.

 trailer-the-act-of-killing-omu-h264-hd-24p-aac-stereo-8mbit_hd.original

still-of-anwar-congo-in-the-act-of-killing-(2012)-large-picture

El resultado de este experimento deja ver las ideas de estos personajes, héroes y ejemplo (para su país, para la Juventud Pancasila), conocemos algo de su labor, su pasado, de su presente, de las pesadillas que no los dejan dormir, su actitud frente a la familia, todo a través de la libertad de crear, de hacer una película que luzca épica, que cuente sus hazañas, sus geniales inventos para asesinar con mayor eficacia.

tumblr_mz752lb35N1qzpdnho1_1280

Ellos se convierten, se disfrazan de militares justos pero sangrientos, de vaqueros con sombreros rosas, como gangsters que intentan, a toda costa mostrar que la víctima es el enemigo, el malo, el monstruo.

La película habla de la naturaleza humana, de cómo el pensamiento, los recuerdos y la modificación de ellos se convierten en un mecanismo de defensa; del poder que tiene la difusión de una idea, la repetición de esa idea durante décadas; de cómo revisitar la historia, la propia y la de un país, nos deja ver quiénes somos ahora, de cómo cada suceso es vivido y procesado de manera diferente por cada uno; el que se fue y mira los hechos con más cinismo pero de manera más crítica, los que se quedan y siguen rodeados de las mismas ideas, los que no se conforman y quieren más poder.

The_Act_of_Killing-923180654-large

Lo que vemos es un documental cargado de información, de revelaciones, de historia y sentimientos, que muestra a través del cine los excesos a los que puede llegar el género humano y cómo, desde la perspectiva del otro, podemos descubrir en nosotros mismos cosas que no conocíamos.

Por Aura Mendoza Varela

.